Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Febrero 19, 2013

montero2013Las enfermedades del corazón son la principal causa de muerte en Estados Unidos; saberlo debe por lo menos llamarnos la atención y hacernos pensar en nuestro estilo de vida. ¿Cómo estamos tratando nuestro corazón?

Todo parece indicar que no muy bien. De acuerdo con un estudio financiado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos, el 40% de las mujeres latinas tiene dos o más factores de riesgo de sufrir un ataque al corazón. Los factores de riesgo llegan a ser alarmantemente altos entre las mujeres puertorriqueñas, que llegan a tener hasta tres o más factores de riesgo.

Pero además de estar en el primer lugar de la lista para calificar a un ataque, resulta que menos de la mitad de las mujeres latinas, de 55 años o mayores, encuestadas por la Asociación Americana del Corazón entre el 2006 y el 2009, reconocieron los síntomas típicos de un ataque al corazón. Es decir, que las probabilidades de que nos salvemos de uno, si seguimos así, son pocas.

Los síntomas de un ataque al corazón son: dolor inusual en la parte superior del pecho, mareo o aturdimiento repentino, dolor y presión en el pecho, falta de aire, fatiga, sudor frío y náusea. La recomendación es que si tiene alguno, o varios de ellos, acuda al médico inmediatamente.

Las autoridades en salud recomiendan llamar sin demora al 911 tan pronto como alguno de estos síntomas aparezca. Viajar en ambulancia y obtener la ayuda médica adecuada a tiempo puede salvarnos la vida. Por eso, el Departamento de Salud y Servicios Humanos ha lanzado la campaña Haga la Llamada. ¡No pierda Tiempo!, que busca educar, comprometer y facultar a las mujeres hispanas y a sus familias para que conozcan los siete síntomas más comunes de un ataque al corazón y actúen correcta y oportunamente.

“Nuestra meta es continuar educando a las mujeres acera de los síntomas de un ataque al corazón, de la necesidad de llamar al 911 y continuar el trabajo con nuestras organizaciones asociadas y facilitadores para alcanzar a las comunidades afro americanas e hispanas, las cuales enfrentan un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas que sus similares caucásicas”, dijo la doctora Nancy Lee, Asistente de la Secretaria del Departamento de Salud y Servicios Humanos y Directora de la Oficina de Salud de la Mujer.

Pero el asunto es que no tengamos que llegar allí. Hoy mismo podemos empezar a disminuir nuestro nivel de riesgo cambiando los hábitos que ponen en peligro nuestra salud.

Alimentándonos sanamente y haciendo ejercicio beneficiaremos enormemente a nuestro corazón. Además, debemos estar pendientes de nuestro peso y controlarlo. Dejar de fumar es la mejor de las ideas si queremos hacer las paces con nuestro corazón y nuestro organismo en general.

Debemos evitar además, el humo de segunda mano y controlar el colesterol y la presión arterial. Recordemos que es mucho lo que podemos hacer por mejorar nuestra salud y evitar complicaciones serias. Se lo aseguro: cuidar nuestro corazón es una buena idea.

Si desea ampliar la información sobre la salud de su corazón y la campaña Haga la Llamada. ¡No pierda Tiempo!, visite: www.womenshealth.gov/ corazonsaludable

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces