Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Febrero 4, 2014

Explotar el agua

El volumen anual de agua embotellada y comercializada ha pasado de 7,500 millones de litros en los años ‘90 a 84,000 en el año 2000. La venta se ha incrementado en un 90%. Las cifras evidencian el rápido crecimiento que ha experimentado el sector. Sin embargo, detrás de ellas se encuentra una industria poco regulada, que abusa de poblaciones locales de todo el mundo y que se ha gastado millones de dólares en convencer a los consumidores de que beber agua embotellada es más saludable y beneficioso que hacerlo de la del grifo.

El mercado mundial está dominado por compañías como Nestlé, Coca-Cola, Pepsi y Danone a través de conocidas marcas como Aquabona, Font Vella, Aquafina o Perrier entre otras. En la mayoría de los casos, su labor consiste en extraer millones de litros de agua, embotellarla, transportarla y venderla a un precio muy por encima del que tiene la del grifo. En España, por lo que vale medio litro en botella se pueden obtener 1,000 litros de agua corriente. Los expertos sostienen que no hay pruebas que demuestren que una es mejor que otra. Es más, muchas plantas embotelladoras están peor vigiladas que las canalizaciones públicas.

El negocio se basa en la compra, y en muchas ocasiones acaparamiento, de reservas públicas de las comunidades locales, que en varias regiones unieron sus esfuerzos para conservar su derecho de propiedad.

A pesar de lo ilógico que resulta la generalización del agua embotellada en países en los que existen sistemas públicos y más baratos, la demanda no deja de aumentar. El éxito radica en la puesta en marcha de eficaces mecanismos de marketing que han atraído a muchos consumidores con la idea de que el agua embotellada es de mejor calidad y un distintivo de categoría social.

Sin embargo, la industria no es transparente a la hora de proporcionar información sobre lo que contienen sus botellas y apenas está sometida a control. El dato de los 2,700 millones de litros de petróleo que consume al año la fabricación de los envases pone de manifiesto los riesgos que pueden implicar los materiales usados.

Para Julio Barea, de Greenpeace “la peor parte de esta historia es el final de la vida útil de la botella: sólo un 13% van a plantas de tratamiento”. El resto son incineradas o enterradas, con la consiguiente contaminación que ello implica. Según un estudio publicado por la BBC de Londres, un litro de agua embotellada genera 600 veces más CO2 que uno del grifo.

Las compañías embotelladoras despojan a las poblaciones de sus recursos locales y aumentan sus beneficios. Al mismo tiempo, intentan impedir el acceso a reservas municipales más baratas. Cuando el negocio se interpone en el camino de las necesidades básicas se comienza a priorizar la obtención de ganancias al cumplimiento de los derechos humanos. Por ello varias organizaciones como Ecologistas en Acción apuestan por exigir a los poderes públicos las inversiones necesarias para garantizar una red pública de abastecimiento de agua de calidad y para todos.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces