Inicio

elpuenteinternacional

  • Edición impresa de Febrero 2, 2016.

LOS TRABAJADORES DEL VALLE DE SAN QUINTIN YA NO QUIEREN SER INVISIBLES

El 29 de marzo de 2015, el fotógrafo y activista David Bacon siguió a un grupo de trabajadores del campo en el Valle de San Quintín, en el estado mexicano de Baja California, a medida que marchaban hacia la frontera con los Estados Unidos.

Miles de trabajadores que recogen fresas y tomates para el mercado de EE.UU. iniciaron un paro de dos semanas para protestar por la pobreza de sus salarios. Estos trabajadores agrícolas, que principalmente provienen del estado de Oaxaca, constituyen la mayoría de la fuerza laboral en Baja California, reciben un pago de $9 dólares al día, y reclaman cerca de 300 pesos o $24 dólares diarios.

Los trabajadores traen a toda su familia, especialmente los indígenas Mixtec y Triqui, para vivir en campos de trabajo y vivienda conocidos por sus malas condiciones. Toda la operación recuerda a la industria maquiladora (plantas de ensamblaje de exportación), trasplantadas a la agricultura.

Las grandes compañías dejaron las negociaciones con los trabajadores en marzo y firmaron contratos con los sindicatos afiliados al Gobierno que no estaban en paro. Les prometieron un alza de quince centavos a los trabajadores, que es mucho menos de lo que ellos reclamaban.

Driscoll, el mayor distribuidor de EE.UU., argumentó que BerryMix es su más importante productor y paga tarifas más altas, hasta de $5 o $9 por hora. Esa información, según los activistas, es bastante dudosa. Los productores quieren pasar a un modo de conducta que evite cualquier negociación o contratos con Alianza, el sindicato en huelga. A la vez, trajeron más trabajadores del sur de México para romper el paro.

En la sesión final entre los trabajadores de la organización Alianza y el gobierno en junio de 2015, las autoridades anunciaron un salario mínimo en San Quintín de 150 pesos (aproximadamente $8.40 dólares), 165 pesos ($9.20 dólares) o 180 pesos ($10) al día, dependiendo del tamaño del empleador.

Pero con la tarifa máxima de 180 pesos, un trabajador en Baja California tiene que trabajar casi tres días para comprar un galón de leche. Además los trabajadores dicen que las compañías no están cumpliendo con el acuerdo y anunciaron su apoyo al boicot de Driscoll.

Fidel Sánchez, líder de la huelga, explicó: “Los consumidores comen la fruta y los vegetales que estos trabajadores producen, pero no saben nada de los trabajadores mismos. Esta marcha y la huelga misma demuestran que los trabajadores ya no quieren estar invisibles”.

bacon3598

Dos huelguistas sostienen avisos frente al autobus que los trajo de Tijuana.

bacon12

Las mujeres indígenas Triqui dirigen la marcha de trabajadores agrícolas en huelga al llegar al muro de la frontera México-Estados Unidos. Los trabajadores marcharon hacia la frontera para llamar la atención sobre el hecho de que los tomates y fresas que ellos recogen son exportados a los Estados Unidos.

 

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces