A partir del primero de marzo desaparece la oficina del INS

Después de más de 70 años de servicios y controversias, el Servicio de Inmigración y Naturalización (INS) dejará de existir en su forma presente, aunque se asegura que esto no alterará los trámites en curso ni la atención al público.

A partir del 1 de marzo, el INS se divide en tres partes integradas en el Departamento de Seguridad Interna (DHS), de creación reciente.

La Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (BCIS) seguirá con la parte de tramitación de documentos mientras que las otras dos estarán dedicadas a funciones de vigilancia, policiales esencialmente.

El INS y sus 36 mil empleados serán absorbidos por el nuevo departamento. Ese es el mayor cambio en la historia de la entidad federal creada el 10 de junio de 1933, al combinarse la Oficina de Inmigración y la Oficina de Naturalización dentro del Departamento de Trabajo. En 1940 pasaron al Departamento de Justicia por una cuestión de seguridad, a causa de la Segunda Guerra Mundial.