Individuos de todos los lugares del mundo han hecho demos-traciones y han orado mostrando su oposición a la guerra, sin embargo el gobierno de los Estados Unidos continúa en su camino hacia una guerra que involucra a la mayoría de los países, aun en contra de su voluntad.

Quiero mencionar a los jóvenes que se han reunido en lugares como Goshen High School para escu-charse unos a otros y debatir acerca de la posición de los Estados Unidos en este conflicto mundial. Estos jóvenes han demostrado más sensatez al manejar el conflicto que la demostrada por los adultos.

Debe destacarse también que muchos han demostrado desobediencia civil, primero que todo en Europa e incluso en algunas ciudades de los Estados Unidos. En España, Francia y Alemania varios de los sindicatos de trabajadores participaron en un corto paro laboral para demostrar su opinión respecto a esta guerra.

También en muchos lugares, los economistas han advertido del desastroso efecto de la guerra en todo el mundo, que ya se está viendo afectado por la posibilidad misma del conflicto armado.

La economía en los Estados Unidos, esta bajando, muchos trabajadores han sido despedidos y hay fábricas que han cerrado. El presupuesto cada vez menor no puede asistir a aquellos en necesidad. Los presupuestos de educación, vivienda y sobre todo de salud pasaron de tener un superávit, a tener que enfrentar monumentales recortes. El Sr. Bush, en su campaña prometió que “ningún niño se quedaría atrás”, pero a diario tenemos que recordar que un niño puede necesitar un almuerzo gratis y clases académicas para tener éxito. Se requiere además la seguridad de su hogar y padres que no estén tan tensionados por la economía que no puedan compartir un buen tiempo después de un duro día de trabajo.

La libertad es para todos, pero qué clase de libertad está dejando por herencia esta nación, si el trabajo de muchos se va a ver expuesto en una guerra contra el medio oriente?

Continuemos orando por todo los involucrados, incluyendo las tropas enviadas a luchar por una causa injusta. Continuemos unendo nuestra voz a la de aquellos que claman por la paz del planeta. Y tal vez también es tiempo de tener el valor de ariesgar el ingreso aunque sea de un día yendo al paro. Esta sería una forma de demostrar que la gente que debería estar tomando parte en la toma de decisiones, puede tener una forma de hacer escuchar su voz , parando la maquinaria económica que alimenta todo este proceso. Continuemos orando y sobretodo estando listos a escuchar la voluntad de Dios.