El Puente Uniendo

Por: José Emilio Cruz Luna

Aguascalientes

Arqueología Hidrocálida

Las investigaciones arqueológicas, que desde 1986 se han realizado en el estado de Aguascalientes, han permitido realizar un registro de sitios arqueológicos y confirmar la existencia de poblaciones, cuya cultura se aleja de la idea difundida por cronistas, frailes y conquistadores hispanos, de que los habitantes de los estados del norte de México eran unos salvajes, nómadas sin cultura e incapaces de relacionarse socialmente.

La presencia humana en Aguascalientes está claramente documentada entre los años 300 y 800 DC. Período contemporáneo al esplendor y decadencia de Teotihuacán en MesoAmérica; sin embargo, hay evidencias que hacen suponer una ocupación de mayor antigüedad.

Los lugares arqueológicos más conocidos son: Santiago, El Ocote y El Huipil, en el municipio de Aguascalientes; Cerrito de enmedio y Plan de Potrerillos, en San José de García; El Tepozán, en Calvillo; La campana, en Jesús María; Piedra las monas, en el municipio de Asientos; Los bancos, en el del Llano y Los letreros, en el municipio de Rincón de Romos.

Algunos de estos sitios presentan arte rupestre y otros asociación de restos con pinturas y construcciones.

Los asentamientos Prehispánicos se localizan por lo general en terrenos altos, así como en valles con aprovisionamiento de agua. Estas áreas se encuentran en las regiones oriente y poniente del estado. Los altos constan de construcciones en torno de patios, cuartos sobre terrazas, escalinatas, probables juegos de pelota, accesos controlados y amurallamientos.

En el sitio del Ocote se observan tanto pinturas rupestres como evidencias de arquitectura. Allí se realizaron varios trabajos para delimitar las construcciones que se ubican en la cima del cerro de los Tecuanes y se recuperaron diversos materiales arqueológicos, como herramientas y adornos de piedra, objetos de molienda y fragmentos de cerámica, figurillas, vasijas y restos humanos.

La interpretación de estos objetos hallados permitirá reconstruir parte de la historia de esta comunidad, sus costumbres, hábitos de vida, enfermedades, organización social, intercambios con otras regiones y muchos datos más.

En Aguascalientes se desarrollaron grandes centros habitacionales cuyos pobladores vivieron primordialmente de la agricultura, mantuvieron relaciones complejas con otros grupos contemporáneos y compartieron rasgos similares con los grupos asentados en MesoAmérica.

¡Visita Aguascalientes¡