Una vez más el factor temor está golpeando nuestra sociedad. Este mes ha sido declarado como un mes de alerta y preparación para un desastre y, mientras miramos en esa dirección, el presupuesto nacional continúa inclinandose hacia defensa y no hacia la vida.

La pobreza y opresión han creado una situación mundial de violencia. Las grandes compañías están tomando los recursos que pertenecen a los pueblos del tercer mundo y a fin de continuar obteniendo ganancias, tienen como aliados a las élites que gobiernan en cada uno de esos paises.

A fin de mantener el control, esos paises reciben “ayuda” de los Estados Unidos, pero la ayuda es otorgada en apoyo militar, tanto en entrenamiento como armas. Mientras que el presupuesto de EU continúa designando gasto militar para protegernos de las situaciones creadas en el extranjero, al pueblo estadunidense le gustaría tener una mejor calidad de vida, con mayor cobertura para quienes necesitan ayuda aquí, en una ‘ayuda de vida’ representada en salud, educación y servicios sociales.

La gente de otros paises no está pidiendo caridad. Lo que quieren es poder disfrutar de sus derechos sin la presión de la fuerza militar en sus territorios.

Es un negocio redondo para aquellos que fabrican las armas y las venden en todo el mundo, así como lo es para aquellos que entrenan a otros en como usar las armas.

La semana pasada en las noticias leí cómo los Estados Unidos está muy preocupado por las armas de corto alcance que fueron ‘donadas a Nicaragua durante los años 80. También se está considerando una ‘ayuda’ para Guatemala aunque sus militares no han hecho grandes cambios en su estructura, ni han sido castigados por el genocidio de guerra que sucedió durante más de una decada. De igual forma, Colombia, un país que ha sido declarado como un lugar donde se llevan a cabo las peores violaciones de derechos humanos contra la gente; está a punto de recibir billones de dolares nuevamente para el Plan Colombia.

Y yo continúo preguntando :¿ La gente en los Estados Unidos y los inmigrantes que vienen de paises del tercer mundo saben a dónde van sus impuestos? ¿Les importa? ¿Le importa a usted?

Me han dicho que en este país no es correcto hablar de política. Entonces considerémoslo un asunto de DINERO. Estoy hablando de la enorme deuda que sus hijos y nietos tendrán que pagar. Estoy hablando de que su dinero está yendo para destrucción y muerte, lo cual no lo beneficia a usted. Tal vez, usted quiere más parques, lugares para acampar, costos médicos más bajos y mejores escuelas. Estoy hablando de su dinero y, si es su dinero, debe estar interesado en saber cómo afectar la forma en que se gasta.

Hace años este país cambió el curso de la historia en la era de Viet Nam o durante el movimiento de Derechos Civiles. La gente logró los cambios, porque le importaba. Hablaron de la situación y se organizaron a fin de tomar las decisiones correctas.

Cada uno de nosotros es importante ahora; únase a otros en conversaciones informales y escúchense unos a otros. Extienda su círculo, salga de su iglesia, comité, parientes y amigos y tenga un encuentro creativo con otros.

Si tratamos, podemos volver a ser un país del pueblo, por el pueblo, para el pueblo. Nos merecemos esto para nosotros y para otros en el mundo.