MANIFESTO ECOLÓGICO

I

El hombre debe someter la tierra

y no arremeter ni devastarla.

Porque la creación es un verso

a compartir, a beber, y a vivir.

Y un universo a heredar.

 

II

El abuso en el uso de la tierra

nos entierra el jardín

y nos ahoga en el fuego.

Porque los dones han de donarse,

en estado de nívea esperanza,

sin haber sido violada la luz

ni violentamente robado el silencio.

 

III

La ecología

es una cuestión moral,

y no un pase de modelos

consumistas,

ni un derroche de golferías.

 

IV

El hombre llamado a cultivar

el verso del aire

y a custodiar el celeste

camino de horizontes,

debe emplearse a fondo

en sembrar poesía

para poder gozarse y quererse.

 

V

El poeta necesita la voz,

el pintor la luz,

el escultor el aire...

Todos necesitamos versos

de ternura

que nos pongan una sonrisa

en el corazón.

 

VI

La tierra es un don,

el mar es un din,

y el cielo es un dan;

juntando dandin,

me siento un don nadie

aunque sea un dandi.

 

VII

Si un día me canso

de ser poeta,

quisiera ser ola,

sí, ola.

¡Ola de amor!

Sería la lógica ecológica.

Víctor Corcoba