Carta al editor:

En las reuniones del pueblo que el Senador Chris Chocola, republicano, llevó a cabo en la ciudad de Elkhart, y siendo el un miembro del Comité de medios y formas, él dijo que hay por lo menos un desperdicio de 350 billones anualmente en el presupuesto federal. Otras autoridades han dicho que existen más de 1 trillón de dólares que el pentágono no ha podido establecer en su recuento.

Si nuestros militares dejaran de hacer investigación y desarrollo de nuevas armas nucleares, sin mencionar el sistema de dirigibles de defensa que no funciona, con el tiempo se ahorrarían suficientes billones para rescatar nuestro sistema de Seguro Social.

En febrero 17, del 2005, Paul Martin, primer ministro de Canadá, dijo que Canadá ya no sería parte con Washington del desarrollo de un escudo de defensa de dirigibles, prefiriendo fortalecer las fronteras contra terroristas y aumentar su fuerza armada. (“Divergent Paths: Canadá se separa de Estados Unidos en el escudo de misiles”, Feb 26, análisis de noticias). Éste ha sido llamado el mayor retiro de la política de defensa de Norte América desde 1940.

Tal vez ahora el Rep. Chocola y otros en el congreso estudiarán seriamente cómo algo del dinero en el presupuesto militar propuesto, que excede los $400 billones anuales, podría ser utilizado para salvar el Seguro Social y pagar por otras necesidades nacionales.

Doloris Cogan