El Rubik o cubo mágico es un rompecabezas que trascendió las jugueterías para ser una de las más exigentes pruebas de ingenio y combinaciones matemáticas. Fue inventado en 1974 por un profesor de arquitectura húngaro, Ernö Rubik. Desde esa fecha se han fabricado millones de cubos en todo el mundo, al punto ser considerado el juguete más vendido del mundo.

El cubo existe de diferentes formas pero la más popular es la de 27 piezas, es decir de 3x3x3. Tiene un mecanismo sencillo, pero muchas combinaciones posibles. Se trata de seis caras, cada una de ellas de nueve piezas. Cada cara del cubo tiene un color diferente, en su versión original: Naranja, rojo, amarillo, azul, blanco y verde. El mayor logro es formar los colores de las seis caras simultáneamente, en el menor tiempo posible.

Algunos tardan días enteros en lograrlo, otros jamás lo consiguen, pero en cambio unos pocos compiten para armarlo en cuestión de segundos. El record mundial, establecido en 2006, es de 10. 48 segundos y el record con los ojos vendados, 23.06 segundos.

Para el año 2007, el arquitecto húngaro prometió sacar una nueva versión del juego que incorporará luces y sonidos.