Aproveche la visa de empleo H-1b

Por Sonia M. Muñoz • Presidente de Immigration Legal Counsel, LLC

La demanda para la visa H-1b es tanta que el Servicio de Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés) recibió, en medio día, más solicitudes de las que aceptó durante todo el año pasado. En solo dos años, los pedidos han subido a las nubes. Tal es así que, en 2007, el USCIS tuvo que utilizar un sistema de lotería para escoger cuáles procesaría, algo absolutamente inédito.

Cada año, el USCIS otorga 66,000 visas H-1b. Las compañías americanas se han dado cuenta de los beneficios que esta visa genera tanto para ellas ­porque les permite seguir ampliando su cantidad de empleados y compitiendo en la economía global ­ como para los inmigrantes.

Además de ser conveniente para las compañías americanas, la visa H-1b precalifica al profesional extranjero para la residencia permanente y autoriza a que su familia pueda entrar a vivir a Estados Unidos. La visa H-1b es un beneficio específicamente disponible para compañías en Estados Unidos que quieren emplear profesionales extranjeros. Para calificar para esta visa, el candidato debe tener un bachillerato en una universidad americana o extranjera, o los años de experiencia requeridos para equiparar la educación. El interesado también tiene que tener una oferta de trabajo de una compañía local y no puede haberse quedado en el país en condición de ilegal.

Para que el profesional extranjero pueda conseguir la residencia permanente, la compañía tiene que solicitar y obtener una certificación laboral. Después de recibir la aprobación, el profesional tendrá una espera que va desde un par de meses a varios años para pedir para la residencia permanente. El término de espera depende del nivel de educación de la persona. Por ejemplo, una persona que tiene un máster, puede solicitar su residencia permanente solo meses después de recibir la aprobación de la certificación laboral. Otros solicitantes tendrán que esperar aproximadamente cinco años.

Al recibir la aprobación, muchas personas corren a someter sus solicitudes I-485 para la residencia permanente. Esto es un grave error: estas personas pierden todo su dinero y tiempo, ya que no califican. Después de que la compañía recibe la aprobación de la certificación laboral, tiene que pedir al inmigrante antes de que pueda ir en busca de la residencia permanente.

Es un requisito esencial mantenerse en estatus legal dentro de Estados Unidos mientras se espera calificar para su residencia permanente. Esto quiere decir que no se puede quedar en el país por más tiempo que el autorizado en la tarjeta I-94 de su visa. También significa que, si está con una visa H-1b y quiere cambiar de empleo, la nueva corporación tiene que obtener una nueva visa H-1b antes de poder empezar a desempeñarse en su nuevo trabajo.

Toda persona que caiga fuera de estatus legal o empiece a trabajar en otra empresa sin una nueva visa H-1b, viola la Ley de Inmigración. Por esta falta, la persona inmediatamente queda descalificada para obtener la residencia permanente.

Si usted trabaja para una compañía que desea emplear a un profesional extranjero o usted es un profesional extranjero, debe de aprovechar de los beneficios de la visa H-1b. Lo más importante es saber que tiene una fecha clave: el 1º de abril. Ese día, el Servicio de Inmigración comienza a aceptar solicitudes para la visa H-1b. No sea una de las estadísticas del año pasado, las cuales perdieron su oportunidad de recibir la visa H-1b por haberla solicitado tarde. Esta visa es una inversión con beneficios para la compañía, el empleado extranjero y su familia.