Líderes de Goshen College viajan a Medio Oriente

Por Richard R. Aguirre (resumen)

El presidente de Goshen Collage, James E. Brenneman, hizo un llamado para ampliar el diálogo entre cristianos y musulmanes, al concluir un viaje a Egipto y los Emiratos Árabes, que encabezó junto con miembros de la mesa directiva de la universidad.

Durante las reuniones que realizó con líderes religiosos, políticos y empresarios, se discutió la posibilidad de nuevos intercambios educativos. También visitaron algunos de los lugares más espectaculares del mundo antiguo, lo cual les otorgó una expe-riencia ecuménica que es transformadora.

Brenneman afirmó que las relaciones desarrolladas en este viaje podrían llevar al intercambio de estudiantes y maestros entre Goshen College e instituciones en Egipto, en las áreas de estudios de paz, religión, arte, ecología, economía y desarrollo del tercer mundo, entre otras.

“En estos tiempos, cuando se trata de articular una guerra entre las civilizaciones como en el caso de cristianos y musulmanes, es momento oportuno para que Goshen College comience a dar pequeños pasos para abrir las puertas”, dijo Brenneman. “Esto puede generar grandes oportunidades y bendiciones para nuestros alumnos y otros dentro del rubro más grande de “Un mundo de aprendizaje”, una visión para que Goshen College se convierta en una verdadera ciudadela de la educación global”.

El viaje, que se extendió del 19 de febrero al 4 de marzo, incluyó visitas al Dubai Internacional Financil Center, el Museo Egipcio en Cairo, la gran pirámide de Giza y la Esfinge, la Biblioteca Alejandrina, el Valle de los Reyes en el lado oeste del rio Luxos, así como sitios a la orilla del Río Nilo conocidos como la tierra bíblica de Goshen.

“El tema de nuestro viaje fue “De Goshen a Goshen”. Utilizamos la historia bíblica de la permanencia de José en Egipto como metáfora para nuestro propio viaje a esta tierra antigua de faraones y sheikdoms”, dijo Brenneman.

Asimismo señaló que tanto él como todos los miembros del President’s Circle comparten la idea de que para mejorar las relaciones entre los países de Occidente y los países musulmanes es necesario dejar de lado los estereotipos y desarrollar un nivel más alto de entendimiento y confianza mutua. “Este viaje fue parte de ese proceso,” señaló.