Inicio

elpuenteinternacional

  • Edición impresa de Marzo 3, 2009.

Colombia • ocho indígenas asesinados por las FARC

Una estructura local de las insurgentes FARC reconoció haber asesinado a ocho indígenas awá, a los que acusó de ser informantes del ejército de Colombia.

Las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) precisaron que la matanza se cometió el 6 de febrero en el sitio Río Bravo del municipio de Barbacoas, en el sudoccidental departamento de Nariño, fronterizo con Ecuador y con costa sobre el océano Pacífico.

El ejército sostiene que sólo 10 días después encontró un cadáver en avanzado estado de descomposición, en la vereda (vecindario rural) de Tangaral, en Barbacoas.

Según el general Leonardo Barrero, comandante de la Brigada 27 del ejército, el cuerpo estaba tras un cerco de “más de 50 minas interconectadas, con el objeto de causarle daño a la población indígena que lo buscaba para sepultarlo”.

Fuentes locales recibieron reportes sin confirmar sobre 35 muertos, mientras autoridades del pueblo awá estiman un mínimo de 17, en al menos dos episodios.

Para la Columna Mariscal Antonio José de Sucre de las FARC, los ocho awás “recogían, por grupos, información sobre nosotros para luego llevarla a las patrullas militares que desarrollan operaciones en la zona”.

La columna de las FARC agregó en una declaración que la matanza “no fue contra indígenas”, sino contra personas que “aceptaron dinero y se pusieron al servicio del ejército en un área que es objeto de un operativo militar”.

El alto comisionado adjunto de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Craig Johnstone, visitó en la pequeña comunidad nariñense de El Diviso a 300 awás que huyeron tras la matanza en el territorio colectivo de Tortugaña-Telembí, a dos días de camino a pie desde El Diviso.

Tras escuchar el relato de los desplazados, el segundo jefe mundial del Acnur condenó fuertemente las graves infracciones al derecho internacional humanitario reportadas.

Sean o no ciertas las acusaciones de la Columna Sucre de las FARC, el hecho es que en la vida y el territorio de una etnia pacífica se incrustó la guerra.

“Los awás son víctimas de un genocidio cuyo curso puede seguirse evento por evento en los últimos años”, declaró el indigenista Mondragón.

“Quienes asumen que combaten al enemigo ‘sin diferencias étnicas’ se estrellan con los indígenas y terminan contribuyendo al etnocidio”, advirtió.

De los 41,5 millones de habitantes de Colombia, 1,4 millones son indígenas, que pertenecen a 102 etnias.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces