Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Marzo 2, 2010

Veintiuno de marzo!

Después de haber permanecido aislado y prácticamente sepultado por la nieve que no paraba de caer en Washington, tengo la esperanza de que el clima cambie, sea más benigno y, para finales de marzo, los cerezos que pueblan las avenidas de la capital florezcan. Y es que faltan muy poco para el domingo 21 de marzo, una fecha definitiva en el persistente objetivo de lograr una reforma migratoria integral en 2010. Para ese día se ha programado la Marcha por América, una manifestación en el corazón del Distrito de Columbia con el fin de presionar a los ocupantes del Capitolio y la Casa Blanca para que aprueben una ley que legalice a los indocumentados y provea seguridad en las fronteras.

En esa fecha se necesita que reine la misma atmósfera de entusiasmo que acompañaba al líder César Chávez en su saga andariega por los campos del país, cuando para reclamar derechos se rasgaban las guitarras y las voces de los activistas entonaban el estribillo “de colores se visten las flores en la primavera”. O que se reviva el ambiente de júbilo de la primavera de 2006 cuando el país entero presenció el desfile interminable de camisetas blancas y el grito de “Sí, se puede” de los inmigrantes que pedían la derogación del proyecto de ley Sesenbrenner que criminalizaba a los indocumentados.

Hasta ahora a los legisladores les ha faltado la valentía requerida para componer el ineficaz sistema migratorio actual y han evadido resolver un problema que mantiene en vilo a doce millones de personas que carecen de estatus y permanecen en el limbo.

El escenario de la manifestación será la zona de monumentos de la capital, donde el mártir de los derechos civiles Martin Luther King pronunció hace casi 47 años su inolvidable discurso “Yo tengo un sueño”. Ahora, medio siglo después, se busca aliviar la pesadilla de un sector de la sociedad al que se ha arrinconado y algunos pretenden despojarlo de cualquier derecho, de cualquier opción.

En el ámbito de la comunidad latina, la vida de los inmigrantes se complica todo el tiempo por las medidas federales que han disparado los arrestos y las deportaciones, y por las iniciativas locales que buscan cerrarles el camino y aburrirlos para que se vayan. De acuerdo con un informe del Centro de Política de Inmigración, durante el último lustro se han debatido en el país alrededor de 1,500 proyectos destinados a castigar la presencia de indocumentados en ciudades y condados de 35 estados. El mismo reporte recuerda que el Servicio de Inmigración y Aduanas busca a medio millón de indocumentados que tienen orden de deportación y que la mayoría de quienes han sido expulsados por los diversos programas de la agencia federal han sido personas sin antecedentes criminales.

Más que nunca es urgente que expresemos nuestro dolor en las calles y quienes somos votantes les digamos a los que prometen que es hora de que cumplan su palabra.

 

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces