Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Marzo 16, 2010

Realiza una limpieza primaveral a tu cerebro

colum031610f3- Quisiera realmente deshacerme de algunos de mis malos hábitos - me comentaba Esteban, uno de mis clientes.

-¿Qué tan graves son?- le pregunté.

- Muy graves. Por años me han estado frenando en mi trabajo. Y ahora que lo pienso también en mis relaciones.

Esteban se encuentra listo para cambiar, para dejar esos viejos hábitos que ya no encajan en su estilo de vida. Está listo para realizar una limpieza primaveral en su cerebro. Alístate para hacerlo con él.

Paso 1. Ahora mismo, mira dentro del “closet” de tu circuito cerebral. Observa todas las cosas atiborradas que se encuentran ahí, que ya no quieres o no necesitas más. Ahora escoge un hábito en el que te puedas concentrar de tal manera que puedas aclararlo y separarlo de los demás. Escribe el nombre de ese viejo hábito. Esteban escribió: “La presión de último minuto. Nunca dejo suficiente tiempo para terminar algo, o llegar a tiempo a alguna parte”. ¿Qué fue lo que tú escribiste?

Paso 2. ¿Dónde sientes esa “presión de último minuto”? Esteban dijo: “en mi barriga”. Pregúntate a ti mismo: ¿en qué canal emocional me encuentro? Esteban respondió: “en el canal de la ansiedad”. 

Paso 3. ¿En qué canal te gustaría estar? Si pudieras cambiarte del canal de la ansiedad a otro canal, ¿cuál escogerías? Esteban respiró profundamente, lo pensó un momento y dijo: “en el canal de la tranquilidad”. ¿Cuál es el canal que tú escogerías?

Paso 4. Concretízalo. ¿Cuál es esa imagen o recuerdo que puedes utilizar como ancla para ver el canal de tranquilidad? “Hay una playa donde me encanta estar; es verdaderamente hermosa y apacible”, dijo Esteban. Toma tu control remoto en tu mano y dirígete a ese canal: ahora mismo cambia del canal de la ansiedad al canal de la tranquilidad. Realiza tres sencillas respiraciones ¿Dónde lo sientes? De nuevo Esteban: “qué chistoso; lo siento nuevamente en mi barriga, pero se siente tan distinto. Se extiende a mi pecho, y se siente tan bien…”.

Paso 5. ¡Practícalo! Ahora que sabes que tienes el poder de escoger en qué canal quieres estar, regresa deliberadamente a ese viejo hábito: dirígete a la ansiedad – presión de último minuto – y permanece ahí solo lo suficiente para sentirlo en tu cuerpo. Ahora, otra vez voluntariamente, toma tu control remoto y cambia tu canal de la ansiedad a la tranquilidad. Realiza tres sencillas respiraciones y siente la tranquilidad deslizándose por todo tu cuerpo.

  ¡Muy bien hecho! ¡Te felicito! Haz realizado el primer paso de tu limpieza primaveral. Aprender un nuevo hábito es como aprender un nuevo saque en tenis: el cambio no ocurrirá automáticamente de la noche a la mañana, pero con la debida práctica, podrás hacerlo tuyo con facilidad. Puedes cambiar de la ansiedad a la tranquilidad, del agobio al oasis en tan solo 60 segundos. ¡Disfrútalo!

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces