Inicio

elpuenteinternacional

  • Edición impresa de Marzo 15, 2011

Bolivia, sin la DEA, combate mejor al narcotráfico

El gobierno de Evo Morales ha anunciado que su meta es superar este año las 8,200 hectáreas de coca erradicadas en 2010, como parte de su estrategia antidrogas, pero sin afectar a las comunidades que consumen esa planta como parte de sus tradiciones ancestrales.

“Este año superaremos la meta de erradicación de cultivos de coca porque existe un modelo boliviano que sorprende a la comunidad internacional, a pesar del poco apoyo en el marco de la corresponsabilidad compartida en la lucha contra el narcotráfico”, ha informado el ministro de Gobierno, Sacha Llorenti.

En lo que va de año, la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) ha destruido más de 1,300 hectáreas de esas plantaciones que, previamente, fueron catalogadas como “excedente” de lo permitido por el gobierno para el consumo de las comunidades indígenas.

El viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas, Felipe Cáceres, ha explicado que estos procedimientos se han llevado a cabo “sin recurrir a la violencia” en la región de Yungas, en el departamento de La Paz y en el llamado trópico de Cochabamba, “a través del diálogo y la concertación”.

Los procedimientos de erradicación forzosa se realizarán únicamente en las áreas protegidas por ley como el Parque Nacional Carrasco, Isiboro Securé y el Madidi.

El gobierno de Morales ha sido duramente cuestionado por su política contra el narcotráfico, luego de la expulsión de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) del territorio boliviano en noviembre de 2008, tras acusar a sus agentes y al embajador norteamericano de apoyar supuestas acciones conspirativas organizadas por la oposición.

La Casa Blanca contestó a esa medida expulsando al embajador boliviano en Washington, aunque esto no afectó a algunos programas de cooperación conjunta entre ambas naciones, entre ellos los proyectos de colaboración judicial. Sin embargo, desde entonces ambos países mantienen rotas sus relaciones.

Morales, un líder cocalero, también ha sido duramente criticado por su campaña internacional para intentar despenalizar el uso de la hoja de coca y dejar que se “satanice” esta planta que desde hace siglos es consumida por indígenas bolivianos.

Entre los años 2006 y 2010, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) confiscó 117 toneladas de cocaína -el 50% proveniente de Perú- una cifra muy superior a las 45 toneladas incautadas entre 2001 y 2005, antes de que Morales asumiera el poder, ha precisado el ministro Llorenti.

Las incautaciones se han realizado en 56,272 operativos que han tenido lugar en diferentes puntos del territorio boliviano. La mitad de la droga proviene de Perú, que utiliza a Bolivia como país tránsito de la mercancía ilegal hacia mercados de Brasil, Chile, Argentina, Europa y Estados Unidos, ha explicado el ministro.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces