Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Marzo 20, 2012

México del Norte • La voz de los sin voz

El tema, más tarde que temprano, llegó otra vez a Hollywood. Natalie Portman no solamente se refirió al tema de la inmigración al entregar las nominaciones para los Oscares de este año, sino que cuidadosamente evitó la palabra “ilegal” para referirse a quienes no tienen papeles migratorios. Entregándole su nominación al mexicano Demián Bichir, por su papel en la película sobre la inmigración A Better Life, identificó su personaje como “inmigrante indocumentado”.

Portman señaló que “Has creado simpatía por un ser humano de tal manera que todos salimos del cine mirando al mundo de una forma diferente. Como Carlos Galindo, un inmigrante indocumentado que lucha para darle a su hijo las oportunidades que él nunca tuvo, nos diste una visión de un ser humano que nadie había ni siquiera osado considerar anteriormente”.

Bichir primero, y George Clooney después, además del director Chris Weitz, le siguieron la onda. Bichir dijo que “siempre estoy buscando una causa justa que merezca atención. Esta es una de las muchas luchas sociales en nuestro país que triunfará. Cada vez que me inviten y pueda ir, voy a trabajar por la reforma migratoria”.

Hasta ahí todo bien. Que en Holywood se toque el tema de la inmigración con sentido humano y favoritismo es bueno. Más que bueno, yo creo que la batalla, en muchos sentidos, se gana en los medios de comunicación, porque se gana ganando la opinión pública.

Todo sería estupendo, excepto porque la Portman dijo algo más.

Usó una frase cliché y le dijo a Bichir que “le has dado voz a los indocumentados”.

La voz de quien puede y quiere

Ahí empezó el despiporre. Mónica Novoa, coordinadora de la campaña “Eliminar la Palabra con I (ilegal)”, celebró que Portman hubiera dicho indocumentado en vez de “ilegal”, pero luego se enfurruñó: “La gente sin documentos de todas edades y todos tipos están dirigiendo la lucha por los derechos de los indocumentados y tienen muchas voces y están diciendo sus propias historias y peleando sus propias luchas”.

Y ella fue ligerita. En su blog, Emmanuel García dice que la frase le dio tirria. “Los indocumentados tienen voz pero nadie quiere escucharlos. Los indocumentados tienen videos, podcasts e historias sobre los propios indocumentados. Bichir no nos está dando ningún buen ejemplo”.

Ahí a mí me da tirria. Soy uno de esos documentados que habla por otros. Según los críticos de “la voz de quienes no tienen voz”, me debía callar.

No debería hablar de las mujeres porque no soy mujer, ni de la guerra porque no soy soldado ni del desempleo porque no soy desempleado. Incluyo las luchas y los derechos de quienes tienen otras preferencias sexuales, y las de los campesinos, porque lo único que siembro son tomates en mi jardín.

Pero no lo creo. Ojalá hubiera un actor o actriz indocumentados nominados para el Oscar, pero no lo veo por ningún lado. Faltando un carita como Clooney pero sin papeles, me gusta él diga lo que dijo.

La batalla no se va a ganar con las voces de quienes no son escuchados no por falta de voz, sino porque no tienen acceso a los medios. Necesitamos a todos y de todos a nuestro favor, en todos lados. Callarlos sería un error mayor..

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces