Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Marzo 19, 2013

La familia Mojica y Gold-N-Comfort celebran 28 años de negocios

portprimera32
La familia Mojica jamás imaginó que al cabo de 28 años de existencia de su tienda estarían hablando de su trayectoria con tanto éxito y sabiduría.

Mi primera y casi la única intervención en esta emocionante conversación que sostuve con Víctor Mojica fue esta: “Víctor, cuéntanos de tu vida en estos 28 años de trabajo”. Casi sin parar, comenzó a contarnos este desfile de historias acerca de su vida personal y familiar entrelazadas en lo que ha sido Goshen, la comunidad latina y los negocios desde hace 28 años. Lo que sigue es la transcripción literal del relato de este hombre de fe, extraordinario negociante y padre de familia ejemplar que vivió la cumbre y la caída de la economía de los Estados Unidos desde su tienda Gold-N-Comfort, en Goshen, Indiana.

Los años de estudio y de búsqueda. Mis padres habían sido negociantes. Tenían unas tortillerías en Cuernavaca y yo crecí en ese mundo de las ventas desde la edad de 7 años. En 1974, a la edad de 19, acepté al Señor y decidí servirle por el resto de mi vida.

Dos años más tarde inicié estudios en el Seminario de Texas pero la década siguiente me mantuvo tan ocupado que olvidé la promesa que le había hecho al Señor, de servirle.

En 1978 me case con Margarita, —quien ha sido mi mano derecha en toda esta trayectoria—, a quien había conocido en Goshen College mientras terminaba Psicología.

Los hijos fueron llegando pero yo nunca dejé de estudiar. Para el año 84 había terminado 4 años de pre-médico.

Comenzamos en marzo del 85 vendiendo joyería de casa en casa.

La vida en Goshen era tan sencilla como la de un pueblo pequeño. Por ejemplo, en Semana Santa se cerraba todo y el número de familias hispanas podía contarse con los dedos de una mano.

Terminar medicina ya era un poco tarde para mí. Mis hijos estaban creciendo y ya teníamos este pequeño negocio. Entonces me acordé de la decisión que había hecho hacía 10 años ante el Señor, con lo cual cancelé para siempre mi carrera como médico y me enfoqué en lo que habría de ser mi camino.

En 1998 me inicié como pastor y hoy en día veo que la decisión fue correcta. A lo largo de estos años, no dejamos sinembargo nuestro negocio, que había comenzado con ventas puerta a puerta.

Los años de la abundancia. La venta de joyería marchaba relativamente bien y para ese año ya teníamos un pequeño local. Una vez se nos ocurrió la idea de decorar nuestra pequeña tienda para que luciera como una sala familiar donde los clientes pudieran sentirse cómodos comprando sus joyas. La arreglamos con muebles y hasta le pusimos una mesita y una lámpara para que tuviera un aire de hogar. Entonces ocurrió lo inesperado. Los clientes que venían por las joyas comenzaron a preguntar si les vendíamos también los muebles.

El espíritu de negociante que había heredado de mis padres brotó entonces y les dije que si. Así comenzamos a traer y vender muebles para el hogar. Las ventas empezaron a subir. Fue tanto el éxito que tuvimos, que muchas veces los camiones que venían cargados con mercancía no alcanzaban a descargarla porque la gente aglomerada detrás del camión, compraba señalando con el dedo los artículos que deseaban.

La comunidad Latina aumentaba y todos tenían necesidad de amoblar sus casas aunque no todos podían pagar sus muebles de un solo contado. Pensando en una solución a este problema, iniciamos una estrategia de ventas basada en la confianza, la cual se convirtió en la clave de nuestro éxito y vanguardia entre los comerciantes de aquellos años: Los clientes llevarían su mercancía y podrían pagarla haciendo abonos semanales. Con este sistema de ventas, el éxito fue aún mayor. La comunidad, en su gran mayoría respondió honorablemente a este rasgo de confianza.

Dios nos protegió siempre y nos abrió puertas. La misma confianza que yo tenía en mis clientes, la tenían mis proveedores en mí. Recuerdo a un hombre hindú que me decía a comprarle: “llévese toda la mercancía que quiera, yo se que usted me paga”.

Ante las circunstancias tuvimos que expandirnos y diversificar los productos que vendíamos. Trajimos grabadoras, televisores y equipos electrónicos. Llegamos a surtir la mayoría de los pueblos del sur de Michigan y del norte de Indiana.

La comunidad Latina seguía creciendo, había trabajo por todas partes y muchas ganas de salir adelante. Corrían los años 90.

Los años de la crisis. La quiebra financiera del sistema comenzó a partir del año 2001 y esto desencadenó un comportamiento inestable en el comercio. Muchas empresas cerraron o se trasladaron a otros estados generando altas tasas de desempleo. Sin empleo y con deudas hipotecarias por pagar, muchas familias perdieron su casa. Otros, cansados de la persecución, emigraron a sus países de origen y los que quedaron enfocaron todos sus esfuerzos en sobrevivir. Sin dinero circulante las familias no podían comprar y las ventas cayeron en picada.

Los bancos dejaron de prestar. La financiera no nos aprobó ni una sola aplicación en el año 2011. Afortunadamente para esta fecha nuestros dos hijos, Josué y Jeremías, habían incorporado sus talentos en innovaciones de electrónica y diseños de fabricación de automóbiles respectivamente, imprimiendo aire fresco al negocio.

Dios ha sido bueno. Hoy en día seguimos atendiendo nuestra tienda como familia, integrados, aportando cada uno con sus talentos tanto como puede. Las ventas no son cuantiosas pero nos mantienen ocupados y estamos libres de deudas. Mi ministerio como pastor crece y lo valoro como lo más importante de mi vida.

Así transcurrió más de una hora escuchando a este hombre que es ejemplo de consistencia y de método, quien al cabo de 28 años de éxito como comerciante, no duda en decir: “Podría ahora mismo terminar mi negocio pero no mi ministerio”.

Comentarios:

prietojim@webelpuente.com

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces