Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Marzo 19, 2013

Los protagonistas de la reforma migratoria 2013

Mientras el Congreso se apresta a debatir proyectos de reforma migratoria amplia, los personajes de esta discusión son tan diversos como sus intereses.

Éstos son los protagonistas del debate migratorio 2013:

LOS INDOCUMENTADOS:

Aproximadamente son 11 millones: mayormente latinoamericanos encabezados por México. No constituyen un grupo homogéneo y no todos cruzaron la frontera ayer: más del 40% llegó legalmente a Estados Unidos y se quedó al vencer sus visados, algunos incluso desde hace dos décadas. Tienen hijos ciudadanos, familias establecidas, negocios propios, son trabajadores dedicados y pagan diversos tipos de impuestos (sobre propiedades, ventas, ingresos); en resumen, están ampliamente integrados a la fibra del país, pero sin documento que lo compruebe. Se calcula que más de cinco millones de niños estadounidenses tienen un padre o madre indocumentados.

LOS DREAMers: Punta de lanza del movimiento pro inmigrante, los Soñadores son el rostro central de los esfuerzos por su particular situación: traídos de niños por familiares, no ingresaron sin papeles al país por cuenta propia. Son estadounidenses en todo el sentido de la palabra, excepto por el documento que lo acredite. Tras el fracaso legislativo del DREAM Act en 2010, solicitaron y les fue concedido un amparo administrativo contra la deportación en junio 2012. Obtuvieron la acción diferida o DACA y resucitaron los esfuerzos por impulsar la reforma migratoria amplia que los legalice a ellos, sus familias y a inmigrantes trabajadores.

BIBLIAS, INSIGNIAS Y EMPRESAS – Bibles, Badges and Businesses (BBB)

El movimiento conservador resulta influyente y vital para presionar al Congreso y lograr los votos requeridos para la reforma migratoria, particularmente entre los republicanos. Los grupos de fe, agencias policiacas y empresas integran un solo movimiento llamado Biblias, Insignias y Empresas o BBB, por sus siglas en inglés.

LOS SINDICATOS: Forman parte integral del movimiento pro reforma migratoria pues cientos de miles de trabajadores indocumentados renovarían las reducidas filas de estadounidenses sindicalizados.

LOS TRABAJADORES AGRÍCOLAS: Es uno de los sectores laborales indocumentados más explotados. Según cálculos, 72% de éstos son extranjeros y la mayoría, entre 75 y 90%, indocumentados. No existe mano de obra estadounidense para esta labor y quedó expuesto, por ejemplo, cuando Alabama implementó la antiinmigrante ley HB 56 y se perdieron cosechas porque los indocumentados, por temor a ser detenidos, abandonaron los campos

EL MOVIMIENTO PRO INMIGRANTE: Las lecciones de la pasada década generaron un movimiento más unido y mejor organizado; para este nuevo debate se han agrupado bajo la coalición Alianza para la Ciudadanía (A4C, por sus siglas en inglés), integrada por sindicatos y organizaciones locales de base, estatales y nacionales que presionan al Congreso y a la administración a diversos niveles.

EL MOVIMIENTO ANTIINMIGRANTE: Aunque reducido, impulsó la aprobación de medidas antiinmigrantes a nivel estatal que dieron paso a leyes como la SB 1070 de Arizona o la HB 56 de Alabama. El freno a muchas de éstas en los tribunales, el renovado esfuerzo pro reforma tras probar la importancia del voto latino para ganar la Casa Blanca en 2012, y la mejor organización del movimiento pro inmigrante han neutralizado en gran medida a los antiinmigrantes.

LA FRONTERA: Punto neurálgico de todo debate migratorio es la seguridad fronteriza. En 2007 los llamados a rechazar la reforma hasta que la frontera estuviera segura, sumado a otras diferencias de contenido, la echaron por tierra. Hoy la mayoría de esos requisitos se ha cumplido y aunque continúa como excusa por quienes se oponen a la reforma migratoria, la frontera está más segura que nunca

EL VOTO LATINO: Protagonista en las elecciones presidenciales de 2012, el “gigante dormido” despertó y la inmigración fue sin duda uno de los elementos movilizadores. Si bien el presidente Obama no cumplió su promesa de 2008 de impulsar una reforma migratoria, al amparar temporalmente de la deportación a los Soñadores demostró a los votantes latinos su disposición a invertir capital político en la reforma y concretarla en su segundo mandato.

LOS DEMÓCRATAS: Tienen mucho que ganar con la aprobación de una reforma migratoria, particularmente al solidificar su apoyo entre los votantes latinos al cumplir una promesa pendiente. Ahí están futuros votantes para cortejar.

LOS REPUBLICANOS: Su viabilidad política en elecciones generales depende de ampliar su base y atraer al grupo demográfico y electoral de mayor crecimiento: los hispanos; apoyar esta reforma sería su estrategia.

EL PRESIDENTE BARACK OBAMA: Prometió una reforma migratoria en su primera campaña presidencial, pero no cumplió y sí rompió récords de deportaciones, la mayoría mediante la ampliación de los programas de colaboración migratoria entre autoridades federales, estatales y locales como 287(g) y Comunidades Seguras. Previendo un voto latino apático en 2012 por la falta de reforma, amparó a los Soñadores de la deportación en junio y así movilizó su voto. Obama quiere ser recordado como el presidente que promulgó la reforma migratoria y no como el que más inmigrantes deportó.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces