Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Marzo 1, 2016.

Elecciones 2016: el año del castigo

Y parecen quedar tres precandidatos republicanos y qué tres: Donald Trump, un bravucón narcisista que apela a lo peor del país; Ted Cruz, un senador de Texas obstruccionista que promueve la división con media sonrisa e invocando a Dios; y otro senador, Marco Rubio, de Florida, que baila al son que le toquen y cambia de posturas según soplen los vientos políticos. El triunfo de Trump en Carolina del Sur forzó la salida de Jeb Bush de la contienda.

Si el nominado republicano y eventual presidente resulta ser uno de los tres mosqueteros, especialmente Trump, que Dios nos agarre confesados.

Sin duda se trata de un ciclo electoral de voto de castigo contra las élites de los dos partidos. Por el bando demócrata, el senador de Vermont, Bernie Sanders, le está dando una dura pelea a Hillary Clinton por el favor de sectores electorales significativos, como jóvenes e independientes. Y Clinton también debe superar algunas de las percepciones negativas que tienen de ella los votantes.

Pero la pregunta es qué dice del país y de los votantes el que Trump sea el puntero republicano, un individuo sin claras propuestas, fanfarrón, irreverente y prejuicioso, que ofendió a todos y que apela a lo peor de los sentimientos humanos.

A Trump le siguen dos senadores de origen cubano que a pesar de estar en sus cuarenta, esbozan posturas de otro siglo como el embargo contra Cuba, favorecen la carrera armamentista y el aislacionismo, y amenazan con revocar algunos de los logros de la presente administración. Y, lo que es peor: los tres, que no muestran compasión al prójimo, son favorecidos por los evangélicos.

Con la salida de Bush, el bando republicano se hace más extremista y menos capaz de apelar a los sectores electorales requeridos para ganar la presidencia. Los desarrollos ponen a correr a la plana mayor del Partido Republicano. La guerra civil entre los republicanos moderados y extremistas continúa y los últimos van ganándola apostando a que la rabia de la base anglosajona supondrá que salgan a votar en masa y sólo requieran menores porcentajes de minorías para ganar la Casa Blanca. ¿Será?

Hay observadores que siguen insistiendo que Trump no ganará la nominación, pero eso decían desde el principio.

Lo que sí queda claro es que nos encontramos ante un ciclo electoral oscuro, impulsado por la rabia y por el miedo a los cambios demográficos; y, como dice el dicho, tomar decisiones con la cabeza caliente puede tener resultados lamentables.

Al despedirse el sábado, Bush dijo que había impulsado una visión de un Estados Unidos «que incluya a todos... porque nuestro país merece un presidente para todos». Al menos los republicanos extremistas no lo ven así. Pero ya veremos.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces