Inicio

elpuentelibroslatinos

  • Edición impresa de Marzo 15, 2016.

Andrés Oppenheimer explica por qué el trabajo mental vale más que el trabajo manual

andresoppenheimer

Como un vidente de un nuevo mundo de autos sin conductor, en el que drones reparten pizzas y las computadoras escriben recetas médicas, Andrés Oppenheimer regresa con un libro apasionante. No podría calificarse de otra manera “Crear o morir”, de Vintage Español, un libro que empieza en Silicon Valley, donde la tecnología demuestra valer más que el petróleo.

El libro de Oppenheimer ha tenido muy buenas ventas en Estados Unidos y México. Aparte, se considera un manual para políticos y sociólogos interesados en desarrollar genios como Bill Gates y Steve Jobs.

¿Después de entrevistar a tantos innovadores, a qué conclusión se llega?

Estamos viviendo en un nuevo mundo en el que una empresa como Apple tiene un valor de $710,000 millones de dólares, que es más que el producto bruto de Argentina o de Venezuela. Un mundo en el que quebró una empresa como Kodak que tenía 140,000 empleados por no meterse en la fotografía digital, mientras que en el mismo año una empresa de 13 empleados llamada Instagram sí se metió a la fotografía digital y se vendió en mil millones de dólares.  Estamos en un mundo en el que el trabajo mental va a valer cada vez más y el trabajo manual cada vez menos.

Fuera de Silicon Valley, ¿hay países que desarrollen innovadores como ocurre hoy en Estados Unidos?

El libro destaca que hay un 53% de extranjeros en Silicon Valley, un indicativo de que en todos los países hay gente con esas inquietudes. Sin embargo, no es un fenómeno masivo que se da en todos los países. En Silicon Valley ves los cafés llenos de chicos sentados con sus laptops, todos queriendo ser el próximo Bill Gates. Por contraste, en América Latina todos los jóvenes quieren ser el próximo Messi o el próximo James.

¿Tienen alguna característica en común todos los innovadores?

En Silicon Valley todos toleran, respetan, y hasta presumen de sus fracasos. Al hablar con los jóvenes, me decían: “Bueno, yo estoy haciendo un nuevo start up. Fracasé con los tres anteriores pero en este me va a ir bien…”. Una de las claves de innovación es la cultura de respeto y tolerancia al fracaso. Los hermanos Wright hicieron su primer vuelo exitoso después de 163 intentos fallidos. Edison inventó la bujía eléctrica después de fallar mil veces. Henry Ford llamó a su automóvil el Ford T porque falló 19 veces, con el A, el B y así, hasta llegar al T. El éxito es la suma de muchos fracasos.

andresoppenehimerSobre el autor:

Andrés Oppenheimer: periodista y escritor con varios bestsellers. Es editor para América Latina y columnista de The Miami Herald. Su programa semanal Oppenheimer Presenta, en CNN y Foro TV es trasmitido en América Latina y Estados Unidos. Nació en Buenos Aires y vive en Miami.

 

 

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces