Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Marzo 15, 2016.

GOP vs Trump: el comal le dice a la olla "qué tiznada estás"

Mientras la élite del Partido Republicano busca como detener al aspirante a la nominación presidencial Donald Trump, me pregunto cuál es la diferencia entre el magnate y quien ocupa el segundo puesto en la carrera por los delegados, el senador de Texas, Ted Cruz.

Desde que perdieron la presidencia ante Barack Obama en 2008, el Partido Republicano comenzó a irse en picada entre los votantes de minorías, mujeres e independientes, entre otros, por su narrativa de exclusión.

En el 2012 perdieron la elección general tras nominar a Mitt Romney, un multimillonario que propuso que los 11 millones de indocumentados se autodeportaran y que prometió vetar el proyecto DREAM Act para legalizar a jóvenes indocumentados. Sí, el mismo Romney que hace unos días atacó a Trump.

Luego vino la introspección y le hicieron una autopsia al cadáver de su partido y descubrieron la causa de su muerte en las urnas: hay que atraer minorías, particularmente a los latinos y a otros sectores requeridos para ganar la Casa Blanca. Pero, después de 2012, el Partido Republicano permitió que sus voces más extremistas dictaran su discurso y su agenda en el Congreso, no sólo en inmigración sino en otros asuntos.

En materia migratoria, por ejemplo, luego de que en 2012 Obama girara la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), los extremistas del Congreso le declararon la guerra a los inmigrantes y a la administración Obama. En 2013, el Senado, entonces de mayoría demócrata, aprobó una reforma migratoria amplia apoyada por el senador republicano de la Florida, Marco Rubio, actual precandidato presidencial, quien integró el grupo bipartidista que redactó la medida. Pero el proyecto, aunque imperfecto, nunca fue ni debatido ni enmendado en la Cámara Baja de mayoría republicana porque, una vez más, el liderazgo de este partido permitió que los antiinmigrantes dictaran la agenda legislativa. Posteriormente, los republicanos frenaron las acciones ejecutivas de ampliación de DACA y DAPA, y el caso está hoy por hoy ante la Suprema Corte del país.

En otras palabras, el Partido Republicano y su plana mayor o establishment llevan años solapando el extremismo de sus legisladores y gobernadores; pero ahora, en medio de la contienda para elegir a su nominado presidencial, intenta frenar la rápida marcha de un extremista, Trump, para convertirse en ese nominado y afirma, con descaro, que las propuestas del empresario no tienen cabida en el Partido. Propuestas como construir un muro en la frontera con México, deportar a 11 millones de indocumentados, usar la tortura en la lucha antiterrorista, impedir controles a la venta indiscriminada de armas en este país, y la lista continúa. Todo esto lo ha avalado el Partido Republicano. Y ahora se mira en el espejo, ve a Trump y lo ataca. O más bien se autoataca.

El caso es más patético porque si todo pinta como va, la alternativa del establishment para tratar de frenar a Trump sería otro extremista, Cruz, que es como Trump, sólo que menos bocón e irreverente y quizá hasta más peligroso. Sus propuestas son igualmente extremas, sobre todo en inmigración.

Pero mientras tanto, ver a la élite del Partido Republicano atacando a Trump, quien dice sin filtro lo que esa plana mayor piensa y lo que ha solapado por los pasados años, es como el comal diciéndole a la olla “qué tiznada estás”.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces