Cuando nace un niño, la madre sueña con que ese niño sea sano y felíz, no está entre sus deseos el enviar a su bebé a que sea lastimado o muerto. Es por eso que este estado de Guerra en muchos lugares mata los sueños y esperanzas de muchas madres y es como un hierro candente que marca las vidas de los niños. La población inocente que se enfrenta al látigo de la Guerra nunca se recuperará de la violencia, muerte y escasez infringida sobre ellos.

La gente de Irak ha sufrido años de miedo y violencia económica, impuesta no solo por Sadam sino también por los continuos bombardeos desde la Guerra del Golfo. La población civil ha tenido que vivir sin muchas cosas, debido a las sanciones impuestas por Estados Unidos. Ahora, diez años después, una vez más serán los receptores de toda la violencia.

También ha sido violento para los jóvens enviados a combatir, a matar o ser muertos, bajo circunstancias poco claras. Muchos de ellos estaban en el servicio military y pues se decidieron a no sufir la violencia de privaciones económicas. En algún momento de sus jóvenes vidas decidieron mejorar sus posibilidades de vida y la única forma de hacerlo era a través del servicio militar.

Cuantos padres en el mundo están sufriendo por esta decisión de ir a la guerra? Cuántos volveran con cica-trices en sus mentes y sus cuerpos? Me he dado cuenta que muchas parejas jóvenes decidieron contraer matrimonio antes de que uno de ellos fuera enviado a la guerra. Serán iguales cuando vuelvan? Los veteranos de otras guerras han compartido como sus vidas empeoraron para siempre.

Todos los que estamos lejos del frente de batalla podemos ver parte de la lucha en televisión, pero también podemos escoger apagar el receptor. Para aquellos sufriendo directamente la violencia, no existe tal opción. A medida que pasan los días me pregunto, en qué forma soy yo parte de todo esto? Como miembro de esta sociedad y siendo un ser humano que vive en un lugar que sabe de la guerra, qué debo estar haciendo? Es suficiente criticar, mientras me quedo en casa? O me hago parte del grupo que envia e-mails durante la hora del almuerzo? Tal vez puedo asistir a alguno de las manifestaciones y protestas si están programados cerca. En el fondo de mi corazón siento que necesito hablar, y sobre todo escuchar a otros buscando las formas de afectar un cambio en cualquier lugar en que pueda.

Yo también tengo hijos, y no quiero que ellos sean parte del ciclo de la muerte. Por eso quiero unirme a otros que estén trabajando por la luz y por la vida.