Por: José Emilio Cruz Luna

Conociendo Hidalgo

El desarrollo del estado de Hidalgo después de la conquista española, tuvo dos rumbos importantes. Por una parte, se desató una febril actividad de explotación minera que concluyó con el establecimiento de poblados y haciendas de beneficio de metales y por la otra, se emprendió el proceso de evangelización en las diferentes poblaciones indígenas que habitaban en todas las regiones de la entidad.

En este sentido se puede afirmar que el estado de Hidalgo es heredero de muy importantes y valiosos ejemplos de la arquitectura del siglo XVI, producto del intenso trabajo de construcción y evangelización iniciado por los pobladores y por los Frailes Agustinos y Franciscanos.

Los magníficos edificios y las pequeñas capillas de enlace levantadas por ambas órdenes religiosas, se encuentran en una amplia cantidad del territorio Hidalguense, en la sierra alta, el valle del mezquital, la Huasteca y en la región de los llanos.

Aún cuando estas edificaciones respondieron en su momento a necesidades de una actividad común, existen notables diferencias entre los construidos por Agustinos y Franciscanos.

Los primeros son más ricos en su elaboración, en sus programas arquitectónicos como en los complejos conjuntos de pintura mural que algunos de ellos exhiben con orgullo.

Las construcciones franciscanas son más modestas; aun así no carecen de belleza e interés, también forman parte de la importante historia de esta entidad.

Cuando usted visite Hidalgo, encontrará todos estos ejemplos de arquitectura conventual al alcance de su vista descubriendo con asombro su riqueza. He aquí algunos lugares: La monumentalidad de Actópan, la belleza e ingenuidad de Ixmiquilpan, la sobriedad de Alfajayúcan, la sencillez plateresca de Atotonilco el Grande y la elegancia gótica de Molango, todos ellos con sus pinturas murales, sus claustros, cruces atriales, capillas y un apacible ambiente aunado con leyendas que contar.

Hidalgo le ofrecerá siempre una bella oportunidad para conocer sus maravillas y emprender una aventura a lo largo y ancho de su territorio, encontrará parajes de indescriptible belleza que sirven de marco para realzar la magnificencia de todos sus monumentos que hoy forman parte integral de la historia de este interesante estado de Hidalgo.