Las primeras bajas de la guerra son de origen latino

La primera baja hispana en la Guerra de Irak fue el cabo de primera clase José Gutiérrez, quien nació en Guatemala y vino a Estados Unidos cuando tenía 11 años de edad. Pertenecía al Primer Regimiento de la 1ra. División de marines, que tiene su cuartel general en Camp Pendleton, California El cabo de primera Clase Gutiérrez tenía 22 años de edad.

El segundo caso corresponde a la familia Garibay, la cual recibió la notificación por parte de oficiales militares sobre la muerte de José Angel Garibay, quien desde hace tres años estaba asignado al manejo de morteros y misiles en el Pelotón de la Unidad de Armas de Camp Pendleton. José Angel había nacido en Los Tecomates, Jalisco, el día 4 de agosto de 1984, y fue traído a Estados Unidos por su madre cuando tenía 1 año de edad.

Entre las imágenes transmitidas por la televisión iraquí se vio a un primer hombre que parecía confundido y no pudo responder; el segundo hombre tendido sobre un sofá -y herido- se identificó como Edgar (Hernández), de Texas; el tercero -con el casco puesto- dijo ser James, de Nueva Jersey. El cuarto soldado era una mujer, quien se identificó como Shawna, de Texas.