Dios nos ama tanto que nos da nuevas oportunidades de aprender y crecer. Con los últimos acontecimientos mundiales, la gente en los Estados Unidos y en muchos otros lugares en el mundo ha podido reconocerse entre sí como miembros de un colectivo que tiene problemas en común.

Debemos estar agradecidos de que millones de personas en todo el globo hayan tenido la misma idea: detener la guerra. Esto ha sido un resultado no esperado dada la oscura situación que la ha causado. En todo el mundo millones de personas se organizaron y mobilizaron para protestar la guerra, y esta es una promesa de cosas venideras.

Hemos tenido la oportunidad de ver como con los años se mueve y crece el poder porque permitimos que esto suceda.

Hemos sido educados dentro de una mentalidad de lucha, pelea y guerra. Ahora es tiempo de empezar a crear más oportunidades de ejercer la paz, la vida creativa y el amor.

Dios ama a todas sus criaturas y dió a los humanos talentos creativos. ¿Cómo podemos usar esos talentos para evitar el mal, en lugar de luchar contra él en su campo? ¿ Cómo podemos continuar trabajando con otros, a fin de fortalecer una mentalidad de solidaridad y colaboración? Me imagino que es más fácil ganar o perder una batalla que construir los caminos de la paz. ¿Cómo podemos invitar gente a nuestro alrededor a entrar en diálogo, lo cual significa poder escuchar y dejarse cambiar por el contacto con otros? Tenemos que cambiar la vida diaria de ser parte de sistemas de guerra y tenemos una gran posibilidad abierta. Exploremos nuevas formas de comunicarnos y trabajar. Este es elmomento en que los cristianos celebran la resurrección. Resucitar es estar dispuestos a vivir de nuevo cada día. Resucitar significa ser limpiado del pecado pasado y recibir la fortaleza para hacer un camino distinto. Celebremos la resurección de este nuevo tiempo para no ser participes de más muerte y dolor.