Polémica en Chile por sus mercenarios en el nuevo Vietnam

Por Ernesto Carmona

Dos diputados demandaron por 'asociación ilícita' a la empresa Grupo Táctico Blackwater, subsidiaria chilena de la transnacional BlackWaterUSA, de Carolina del Norte, por reclutar a ex militares chilenos para utilizarlos en Irak.

Blackwater acogió a 134 militares chilenos de 'elite', es decir, altamente preparados en 'el oficio de matar', quienes dan protección a los ejecutivos de las corporaciones estadounidenses que 'reconstruyen' Irak para extraer su petróleo. Cuatro hombres de Blackwater fueron muertos y colgados de un puente hace una semana en Fallujah, en el sur chiita cercano a Irán.

La sucursal de Blackwater anunció en febrero que se propone exportar a 800 mercenarios, una minúscula tajada de los 60.000 efectivos que requiere la cobertura de seguridad de las corporaciones estadounidenses empeñadas en la 'reconstrucción' de Irak.

La presencia militar estadounidense de 130.000 hombres aumentará en Irak, anunciaron Donald Rumsfeld y otros responsables de la invasión, pero también crecerá la demanda de mercenarios porque hay mucho más 'trabajo' desde que la mayoría chiíta, más del 60% de la población religiosa, emprendió la semana pasada su propia lucha armada contra la ocupación. La frase 'el nuevo Vietnam' dejó de ser una simple metáfora.

El diario The Washington Post sitúa en 10.000 los soldados privados que actúan en Irak. El arquetipo de los mercenarios que se juegan por la 'reconstrucción' es el británico Derek William Adgey, un ex marine real que, antes de enrolarse con la empresa británica Armor Group -competidora de Blackwater-, estuvo 4 años en la cárcel por su trabajo con los Ulster Freedom Fighters, de Irlanda del Norte, según un reporte de los periodistas estadounidenses Jim Carson y David Brooks, colaboradores de La Jornada, de México.

Los mercenarios chilenos, de edad promedio de 30 a 40, surgieron de las fuerzas armadas de la dictadura que durante 17 años (1973-1990) encabezó Augusto Pinochet, quien siguió a la cabeza del Ejército hasta 1998.

Como la ley de EEUU prohíbe reclutar a ex militares de ese país para custodiar intereses de corporaciones estadounidenses en el extranjero, las empresas como Blackwater vieron llegar también su momento en la rebatiña general de las riquezas naturales del país mesopotámico. A mediados de la década del 90, la compañía comenzó a prestar servicios policiales 'outsource' en municipios y estados de la Unión e incluso, en terceros países. Es decir, opera como una gran policía que vende un servicio privatizado, como el agua y la electricidad, a quien pueda pagar.

Los mercenarios chilenos recibieron un cursillo de 'adoctrinamiento' en las instalaciones de 2.428 hectáreas en que la compañía prepara sus cuadros paramilitares en Carolina del Norte. Como pionera mundial en el novedoso negocio globalizado de los ejércitos privados transnacionales del siglo 21, Blackwater hizo realidad el poder militar privado de las corporaciones anticipado por el cine y la literatura de ciencia ficción. Sus negocios en Irak mueven unos 12 mil millones de dólares, según fuentes periodísticas estadounidenses.

¿Qué es Blackwater? La corporación posee un holding de cinco compañías: Blackwater Training Center, Blackwater Target Systems, Blackwater Security Consulting, Blackwater Canine (adiestramiento y servicio policial de perros) y Blackwater Air (AWS). El grupo tiene 'presencia global' y ofrece entrenamiento y 'soluciones tácticas para el Siglo 21' a todo el planeta.

Su propaganda corporativa dice que tiene contratos con 'agencias federales vigorosamente legales' -por lo tanto, existen agencias 'no legales'--, como el Pentágono (Departamento de Defensa), Departamento de Estado, Departamento de Transporte, y entidades locales o estatales de EEUU, corporaciones multinacionales y 'naciones amigas' de todo el globo (http://www.blackwaterusa.com).

El Centro de Entrenamiento BlackWaterUSA se estableció en 1996, en una superficie de 6.000 acres (2.428 hectáreas) en Moyock, Carolina del Norte, anticipándose así a la demanda 'outsource' gubernamental que sus ejecutivos vislumbraron precozmente en los rubros de adiestramiento en armas de fuego y seguridad, afirma su propaganda corporativa. Dice tener las armas más sofisticadas -porque es 'líder' en esa 'industria'- y, sobre todo, en 'la construcción del rango y el temple de acero' de los pupilos.

Blackwater USA asegura haber entrenado a más 50.000 hombres -'a entera satisfacción de sus clientes'- desde que se inauguró en EEUU la preparación militar bajo el modelo de subcontratación 'outsource'.