Salvar las apariencias: Un problema y no una solución

Por Ben Tanosborn

Hace un par de generaciones, la ciudadanía estadounidense fue intimidada por sus políticos, tanto Demócratas como Republicanos, en la creencia, o por lo menos en la aceptación, que no había forma de salir de Vietnam... que era necesario que marchásemos juntos, en unión. Comunismo fue entonces la excusa enmascarada como razón. Hoy, de nuevo escuchamos una canción parecida... una música vieja y pegadiza pero con nueva letra. Terrorismo, con ADM como uno de sus tentáculos, es esta vez la excusa enmascarada como razón de nuestra aventura en Irak.

¿Hay forma honorable y correcta para que EEUU pueda salir de Irak? Esa fue la pregunta que les planteé a mis letrados amigos procedentes de una docena de países y que integran dos grupos de discusión socio-política semanal. El consenso entre ellos es que sí la hay, siempre y cuando así lo quieran los estadounidenses. La mayoría de los participantes en este estudio no creen que esto último ocurra.

La conclusión general sacada para obtener una estrategia óptima sobre la salida estadounidense de Irak se resume así:

1. EEUU tendría que ceder su rol en Irak a la ONU en todos los aspectos y competencias.

2. Concurrente con esta cesión, proveería a la ONU con un plan de pacificación y seguridad para ese país, con recomendaciones en cuanto al número y composición de la fuerza militar requerida (Vg.: 300.000 soldados- 25% de países árabes y Turquía, 25% de OTAN-EEUU, 25% de otros países y 25% iraquíes).

3. EEUU donaría US $7.000 millones al mes durante el primer año para la reconstrucción de Irak. (Desde que sólo los perdedores pagan reparaciones de guerra, esa cantidad se denominaría "donativo" del pueblo estadounidense para ayudar a que Irak surja como democracia.)

4. Después de un año, si Irak aparenta tomar rumbo democrático, EEUU continuaría su ayuda con US $3.000 millones al mes durante los próximos dos años, esas sumas en calidad de préstamos.

5. El desarrollo económico y contratos de reconstrucción serian dirigidos por una autoridad ONU-Iraquí creada específicamente para optimizar resultados para los iraquíes. Proyectos ya contratados, o en marcha, serian analizados y revisados de acuerdo con esos criterios de obtener rentabilidad óptima.

Todas las áreas en cuestión no sólo representan consenso sino unanimidad. También existe unanimidad en el punto de vista que se exagera cuando se llama a esta salida de EEUU "honorable" dado el daño contraído; y que lo único que EEUU puede ofrecer es una expiación razonable por las acciones de un gobierno "fascista" y fuera de control. (El tipo de neo-conservatismo estadounidense, dado el poderío bélico que mantiene el país, es visto en el exterior más y más como fascismo.)

Estos resultados también tienen una faz de humanidad y una justificación económica. Pero nuestros políticos jamás han puesto precio a lo de "salvar las apariencias" ya que al final de cuentas somos los demás los que terminamos pagando por sus errores.

Las naciones que solo tratan de salvar las apariencias ni conservan su matiz de poder ni su dignidad. Ofrecer reparaciones sin estar obligados a ello manifiesta carácter, equidad y sobretodo, humanidad.

Mis amigos probablemente tengan razón, los estadounidenses probablemente carecemos de la voluntad que nos permita salir de Irak con dignidad.