70 Estudiantes entran en Huelga de Hambre en la Universidad de Notre Dame

A partir del miércoles 14 de Abril, estudiantes de Notre Dame comenzaron una huelga de hambre como respuesta a la falta de respuesta por parte de la administración de no entrar en nuevos contratos con Taco Bell y la falta de un plan para ofrecer más productos, como café, de comercio justo.

Taco Bell es el sujeto de un boycott nacional por la Coalición de Trabajadores de Immokalee (CIW), una organización de campesinos en Florida. La mayoría de estos trabajadores piscan los jitomates que Taco Bell compra. Taco Bell se niega a tomar responsabilidad por la pobreza y explotación en los campos de jitomate que ayudan a mantener su riqueza. Alicia Lachiondo, una estudiante en la Universidad de Notre Dame dice “Si ellos no van a tomar responsabilidad, nosotros, si”.

De 10 a 15 estudiantes van entrar en huelga de hambre por 3 dias y 60 estudiantes van entrar por 2 o 1 dia. Van a comenzar la huelga el miércoles con una visita a la administración y también planean tener una área principal para que todos los estudiantes en huelga se reunan y sean mas visibles.

Desde que descubrieron que el departamento atlético en Notre Dame tiene un contrato con Taco Bell, estudiantes comenzaron a reunirse con la administración pidiendo que terminaran el contrato o hicieran una declaración de no entrar en más contratos. El Centro de Derechos Humanos de Robert F. Kennedy también contactó a la Universidad exigiendo que terminaran su contrato con Taco Bell.

Notre Dame estuvo de acuerdo en evaluar su relación con Taco Bell pero todavía no han hecho una declaración publica sobre su decisión.

Los estudiantes también están pidiendo que el café comprado del comercio justo sea ofrecido en las cafeterías y en todas partes del campus. Café de comercio justo es ofrecido en algunos lugares pero no en las cafeterías. Café de comercio justo, certificado por la Organización De Etiquetado Comercial Justa, y comprador de cooperatives democráticas de campesinos de todo el mundo, garantizan que los campesinos reciban un precio justo. Con café regular, los campesinos muchas veces son pagados menos de lo que cuesta producir su producto.