Agradezco a todos aquellos que han respondido a mis editoriales. Sigo haciendo preguntas y tengo la impresión que ellas tienen eco en las propias preguntas y preocupaciones de muchos otros.

Aunque los medios de comunicación nos llevan a pensar que vivimos situaciones desesperanzadoras tanto a nivel nacional como mundial, los grupos que exitosamente trabajan en asuntos pertinentes a la pobreza, el hambre, la falta de cuidado de salud y otros, nos dan luces de esperanza y nos afirman que a pesar de todo, algo maravilloso y emocionante está ocurriendo en todo lugar, solo que no tenemos la forma ni los medios para anunciarlo cada día.

Hay muchos problemas, pero también mucha gente está trabajando en asuntos de paz, ya que la paz no es solo la ausencia de violencia armada y guerra. En su mayoría las formas de violencia aparecen como consecuencia de la injusticia; luego, cuando hay gente tratando de obtener alimento para otros, vivienda, asistencia médica y albergue en casos de situaciones abusivas, esta gente está trabajando por la paz.

También hay otros trabajando por la paz, que no solo entregan los panes y mantas a los necesitados, sino que están tratando de crear las condiciones para que los necesitados puedan pararse en sus propios pies y así tomar parte activa en la sociedad.

Necesitamos además a aquellos que tratan de cambiar el sistema para que existan oportunidades adecuadas para salir de la pobreza sistémica. El primer paso es dar el pez, el segundo enseñar a pescar, pero donde está el lago que puedan usar y que no esté bajo el control de aquellos que para empezar, crearon la pobreza?

Cuando doy una ojeada a los muchos planes y programas desarrollados para ayudar a otros, me doy cuenta de la creación de dependencia continua en un sistema que les mantendrá trabajando siempre como ciudadanos de segunda clase del mundo.

Hoy en día, no solo los pobres y necesitados se sienten en esta posición dependiente. La clase media también se siente atrapada por las circunstancias actuales. Los precios suben cada día y los salaries no alcalzan esos aumentos. Los políticos no escuchan a los que les eligieron, y las decisiones se hacen sin que la gente común haya sido escuchada.

Ha llegado el momento de continuar animando y afirmando a los individuos y organizaciones que están haciendo un excelente trabajo asistencial por otros y tenemos que continuar afirmando y empoderando a los que hacen cabildeo para lograr una mejor vida para todos. Sin embargo, en mi opinion, tenemos que invitar a la conversación a la basta mayoría que no está participando en la toma de decisiones. Ellos no han sido llamados a la mesa, no han sido escuchados y peror aún, ni siquera sabemos como llegar a ellos. La brecha entre los que tienen y no tienen se ha hecho más ancha. Tenemos que poder hablar y escuchar a otros en la medida que nos reunimos en grupos pequeños y encontramos tareas que nos unan.

Por qué es esto importante? Necesitamos un lago donde pescar nuevos sueños, nuevos planes y nuevas acciones. No podemos hacerlo solos. Tenemos que construir juntos.