DEPORTES

Por Lucas Lobrando

CALMA Y SERENA

Aplausos y reconocimiento para Serena Williams, quien se adjudicó por cuarta vez el título en Key Biscayne, por lo que el lunes 2 de abril aparecerá en el onceavo lugar del escalafón femenino.

Williams ganó por cuarta vez el título de Miami, al vencer a la N°1 del mundo, Justine Henin, por 0-6, 7-5 y 6-3. El primer set Henin fue una máquina y dejó al borde del abismo a Serena que no encontraba su juego.

La despedida del torneo de la nortea-mericana era inminente, sin embargo, una leve reacción el comienzo del segundo llevó la paridad hasta el 5-5, con tres quiebres para cada una. Cuando parecía que Williams dejaba de ser “serena”, reaparecía. Como lo hizo para salvar los dos match points con que contó Henin en el décimo juego, para después quebrar y llevarse el parcial por 7-5. En el tercero, la belga corrió una pelota sobre el revés y terminó tendida en el piso, que le dejó una leve molestia en su tobillo. En la definición se prestaron los errores y los pocos aciertos de cada una. Ya Serena no era la del comienzo, tenía mayor movilidad, había logrado controlar su potencia y mejoró la precisión de sus tiros. Con dos quiebres sobre su rival (Henin lo hizo en una oportunidad) ingresó a servir en el noveno juego. Como en casi todos los juegos, la paridad la dejó 40-30 y un segundo saque sobre la línea que definiría el match.

 

CAÑAS A LA FINAL

El argentino alcanzó la final del Masters Series de Miami al vencer en sets corridos a Ivan Ljubicic, con parciales de 7-5 y 6-2, en 94 minutos.

La diferencia en el inicio la marcaba la efectividad y potencia del servicio de Ljubicic, hasta el octavo juego, cada vez que metió su saque no perdió ningún punto, fueron 12 de 12. De todas maneras, la falta de posibilidades de quiebre sobre el rival le ponía presión a Guillermo en cada turno de servicio. Pero tuvo su oportunidad, le llegó en el undécimo juego cuando el croata cometió dos errores no forzados y le permitió al argentino quebrar por primera vez. La atención sobre la rodilla derecha del séptimo jugador del mundo (arrastra un problema de lesión allí), fue un llamado de atención sobre las posibilidades del argentino. No había problemas de movilidad en el europeo, pero Guillermo imponía un poco más su voluntad que en el capítulo anterior Sin embargo, Ljubicic comenzó a cometer errores no forzados y Cañas a aprovecharlos. Dos quiebres consecutivos, y la regularidad de Guillermo tenía premio. Un premio que lo cerró con un profundo 6-2 que lo ubica en la final

 

Posiciones Copa Toyota libertadores 2007

MARADONA SE ENCUENTRA ESTABLE

El paciente Diego Maradona evoluciona bien de la descompensación por excesos en el consumo de alcohol y tabaco por lo que fue hospitalizado el miércoles 28 de marzo. Su estado sigue estable, evoluciona bien y los análisis están dentro de valores aceptables”, decía el resumen de los dos partes médicos que firmó el doctor Héctor Pezzella, jefe de la clínica Guemes. Además el doctor agregó que la salud de Maradona mejoró casi un 20 por ciento desde su ingreso. Que recibe alimentos nutrientes por via venosa para equilibrar su estado clínico, que sólo ingirió una infusión de mate cocido con unas colaciones y que de momento no se contemplan almuerzos y cenas.

Los médicos lo mantienen sedado y lejos del contacto familiar para evitar un shock emocional, ya que cuando se despierta Maradona quiere irse.

A Diego lo acompañan sus hijas Dalma y Gianinna, quienes duermen en la antesala de la suite 1302 del piso 13, lo visitan además sus hermanas Kitty y Ana, quienes se alternan para verlo y su novia Verónica Ojeda.

El astro del fútbol mundial seguirá internado entre cinco y siete días más para completar el proceso de desintoxicación, aunque Pezzella manifesto que “si el paciente desea abandonar la clínica lo podrá hacer siempre que firme que lo hace bajo su total responsabilidad.

San Luis derrotó 1-0 a Chivas en el Estadio Alfonso Lastras el sábado 31 de Marzo. El delantero Omar Bravo de Chivas pudo hacer poco ante la buena marca de la zaga Tunera. Foto: Alfredo Moya / Agencia Reforma