Tres de las nueve estructuras cilndricas para la industria cementera de Puebla continúan varadas en la ciudad de Xalapa luego de cruzar el Atlántico y desembarcar en el puerto de Veracruz, su recorrido está a cargo de la empresa Muriño, que ha batallado más de lo que esperaba. Las grandes estructuras conocidas como virolas están causando caos vial por donde pasan. Foto Jorge Valdés - Maya

VENEZUELA • Debate sobre terrorismo mediático

Mientras la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) se reúne para tratar temas como libertad de prensa, en estos días Caracas también alberga un encuentro para debatir un tema urgente: el terrorismo mediático. Esta es la propuesta del “I Encuentro Latinoamericano contra el terrorismo mediático”, que contará con la participación de periodistas de 14 países latinoamericanos.

Hugo Chávez, presidente de Venezuela, declaró que éste es un tema que necesita ser ampliamente discutido, “pues el terrorismo mediático utiliza sus medios de comunicación para generar guerra, violencia, temor y angustia en los pueblos”.

En una entrevista a la televisión estatal venezolana, el Ministro de Comunicación e Información, Andrés Izarra, dijo que el problema del terrorismo mediático es enfrentado diariamente por los gobiernos progresistas de Venezuela, Bolivia y Ecuador.

Como ejemplo citó el endurecimiento diplomático que involucró a Colombia, Ecuador y Venezuela, en el caso de la invasión de tropas colombianas en territorio ecuatoriano que tuvo como resultado la muerte de guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC-EP). Diarios como El País (España), y El Tiempo (Colombia) intentaron relacionar al gobierno de Ecuador liderado por Rafael Correa con la guerrilla.

Para el director de la Agencia Bolivariana de Noticias (ABN), Freddy Fernández, la SIP ha sido “la punta de lanza de la estrategia de dominación que pretende Estados Unidos sobre el continente”. La SIP defiende los intereses de los oligopolios de comunicación, y se pone siempre a favor de los poderes conservadores, mientras al mismo tiempo hace campaña pesada en contra de los gobiernos democráticos y populares.

Por su parte, la SIP discutirá en su encuentro acerca de la libertad de prensa en América, además de aspectos económicos, éticos y profesionales de los periodistas.

En un informe de fuerte tenor político la SIP dijo que el gobierno venezolano intenta suprimir “definitivamente” la libertad de expresión y de información de periodistas y de medios de comunicación independientes. Según la entidad, el gobierno intenta controlar todos los poderes del Estado.

En relación a la libertad de los periodistas, la SIP denunció persecuciones, amenazas y hasta muertes. Contenido de ADITAL

El 28 de Marzo se sembró el primer árbol, dentro del programa de protección, restauración y conservación de los recursos naturales del parque nacional Iztaccihuatl-Popocatepetl en México, donde se pretende plantar 300,000 árboles. Es una campaña para restaurar la zona de los grandes volcanes que tiene un grave problema de deforestación.

Foto Rafael Durán - Maya

 

Argentina: Continúa el conflicto entre el campo y el gobierno

Después de los “cacerolazos” en oposición al gobierno argentino, la presidenta Cristina Fernández se mostró decidida a mantenerse firme en la medida de aumentar los impuestos a las exportaciones. Los productores agropecuarios, por su parte, han agudizado el bloqueo, que ya lleva dos semanas, del transporte de alimentos en el interior del país.

Ni los cacerolazos ni los llamamientos al diálogo de dirigentes peronistas provinciales, opositores e Iglesia parecen haber hecho mella en la posición del gobierno, que insistió ayer en mantenerse firme frente a las demandas de los productores agropecuarios para que se revoque la subida de impuestos.

Tampoco las patronales agropecuarias se muestran dispuestas a ceder sino que, muy por el contrario, han reforzado los bloqueos en las carreteras del interior del país y han reafirmado su intención de mantener el paro indefinidamente.

El bloqueo ya se empieza a sentir en los supermercados, donde ya se registra el desabastecimiento.

“Las medidas no se van a cambiar”, afirmó tajante el ministro de Economía, Martín Lousteau, principal impulsor del aumento impositivo que ha levantado al campo en contra del gobierno.

Para Hugo Biocalti, vicepresidente de la Sociedad Rural Argentina es necesario recurrir a un mecanismo de “conciliación obligatoria”, habitualmente utilizado en los conflictos laborales, que permitiría volver a la situación previa al conflicto y sentar a las partes a negociar.

Pero no todos pierden en este conflicto, como reconoció Osvaldo Riopedre, directivo de la Asociación de Defensa del Consumidor y Usuarios (ADECUA), quien denunció “un abuso de algunos empresarios y comerciantes que aprovechan para subir injustificadamente los precios” y retienen mercancías, como los aceites vegetales envasados y otros alimentos elaborados.

“No es que los escaparates estén vacíos, sino que se empieza a notar faltantes de alimentos frescos, como consecuencia “lógica” de las dos semanas de huelga en el campo”, apuntó Riopedre.

Un informe del Centro de Educación del Consumidor señaló que en los últimos 10 días, el precio de la carne ha subido un 10%, el pollo un promedio del 14%, y el valor de la docena de huevos se incrementó un 28%.

 

Gobierno chino responde al reporte sobre derechos humanos de Estados Unidos

BEIJING- China acusó a Estados Unidos la semana pasada de sostener un doble discurso al juzgar en qué medida se respetan los derechos humanos en otros países. De esa manera, este país se suma a una larga lista de naciones que sostienen que el gobierno que provocó los abusos en la prisión Abu Ghraib no tiene por qué comentar lo que sucede en otros lugares.

“Ningún país se debe excluir del proceso internacional de desarrollo para los derechos humanos, mucho menos visualizarse como la encarnación de los derechos humanos con el poder de reinar sobre otros países y mandar a los demás,” declaró un miembro del gabinete del ministro Wen Jiabao tres días después de que el Departamento de Estado criticara a China en su reporte anual sobre los derechos humanos.

La respuesta de China contiene además, una larga lista de lo que denominan “abuso a los derechos humanos” por parte de Estados Unidos, en su propia tierra y en el extranjero. En el comunicado se utilizó un lenguaje inusualmente directo, por ejemplo, en declaraciones que sostienen que Estados Unidos “comete frecuentemente matanzas sin piedad durante las invasiones y ataques militares”.

Varios otros países que también fueron criticados en el reporte realizado por Estados Unidos expresaron un punto de vista similar, esto es, que la administración de Bush ha comprometido los derechos humanos y no tiene lugar para condenar a otros. Este tipo de respuestas son habituales después del reporte anual en Washington. Sin embargo, esta vez la reacción ha sido más intensa y vociferada, desde que se publicaron los abusos cometidos por parte de Estados Unidos a prisioneros iraquíes el año pasado.

“Desafortunadamente (el reporte) nos muestra nuevamente que los estándares dobles son característicos en el abordaje de Estados Unidos ante este tema tan importante”, declaró el Ministro de Extranjería de Rusia. “Vemos de manera característica que el registro ambiguo de Estados Unidos no aparece”.

José Luis Soberanes, presidente de la Comisión Mexicana de Derechos Humanos, declaró por su parte que Estados Unidos no tiene autoridad moral para juzgar a otros, y recordó el trato que se les da a los mexicanos que cruzan la frontera. Asimismo, describió la crítica de Washington sobre el registro de México como “el burro hablando de orejasÉporque Estados Unidos viola los derechos humanos, especialmente los de nuestros compatriotas”.

“El Departamento de Estado de Estados Unidos reprocha en su reporte sobre derechos humanos a países como Egipto y Siria por recurrir a la tortura. Sin embargo, ni siquiera se mencionan los incidentes ocurridos en la prisión Abu Ghraib en Iraq”, reclamó el periódico turco Hurriyet. “Por supuesto que tampoco hay mención alguna sobre Guantánamo”.

Amnistía Internacional hizo notar que la administración de Bush ha enviado a algunos prisioneros arrestados en la batalla contra el terrorismo a algunos de los países a los que acusa de practicar torturas. Los activistas de derechos humanos reprochan desde hace tiempo a los oficiales de inteligencia de Estados Unidos por implementar esta táctica, conocida como rendimiento, como una manera de prohibir las restricciones a la tortura de prisioneros y permitir que agentes extranjeros lo hagan.

China ya ha respondido en varias ocasiones en el pasado al reporte anual sobre derechos humanos, denunciando que es una interferencia en los asuntos domésticos. Sus informes por lo general se enfocaban en lo que los oficiales chinos consideran “derechos sociales”, por ejemplo, hacen hincapié en que Estados Unidos viola el derecho a una buena salud, el derecho a estar libres de prejuicios raciales y el derecho de vivir seguros.

En la última respuesta de China el discurso se recrudeció por la inclusión de alegatos contra la violación de los derechos humanos en Iraq y el resto del mundo.

 

MÉXICO • López Obrador anuncia brigadas en defensa del petróleo

Noticias Adital

En un discurso realizado el 25 de marzo, el ex-candidato a la presidencia de México, Andrés López Obrador, convocó a los mexicanos a manifestarse contra la privatización de la compañía estatal Petróleos Mexicanos (Pemex). Según Obrador, serán organizadas brigadas en defensa del petróleo, con 20 grupos de 10 mil mujeres y 36 grupos de cerca de 18 mil hombres.

“Nos oponemos a la privatización porque sería reabrir la puerta a las compañías petroleras extranjeras, en menosprecio de la soberanía y del patrimonio nacional, y porque estaríamos condenados a dejar de ser un país para convertirnos en una colonia”, dijo Obrador durante el discurso.

El ex-candidato anunció también la creación de un comité de intelectuales en defensa de Pemex, que reunirá a escritores y personalidades del país. A pesar de la insistencia de los medios de comunicación en señalar la crisis interna que atraviesa el Partido de Revolución Democrática (PRD), del cual Obrador es parte, él destacó en su discurso que esos problemas no desmovilizarán la lucha.

El petróleo mexicano pertenece al pueblo del país, por lo que debe ser usado para el desarrollo de la nación y no para el aumento de las ya enormes ganancias de las transnacionales petrolíferas.

La privatización permitiría la reformulación del artículo 27 de la ley de reglamentación, y, con ello, se tornaría posible la elaboración de contratos que permitan riesgos, servicios múltiples y la asociación con empresas extranjeras. Así, se aceptaría la violación impune de la Constitución Política de México.

Obrador rebatió en el discurso, la disculpa de la privatización en razón de la falta de dinero y de tecnología para modernizar Pemex, a través de una “publicidad tan boba como manipuladora, pues por detrás de las leyendas de las “aguas profundas”, del supuesto tesoro escondido y de la urgencia de asociarnos, se encuentra realmente la ambición del grupo Calderón-Mouriño y sus acuerdos inconfesables con las empresas extranjeras para montarse en el negocio del petróleo”.

 

Iraq, cinco años después

El veinte de marzo se cumplieron cinco años desde la invasión de Estados Unidos a Iraq. A la hora de hacer un balance, las cifras son aterradoras: el número de muertos, en su mayoría civiles desarmados, asciende a 600.000, y, según el Comité Internacional de la Cruz Roja, la situación humanitaria en Iraq es de las más críticas del mundo.

Las mejoras en la seguridad se contraponen a la destrucción del tejido social que la guerra ha conllevado: un 60% de la población activa está desempleada, casi la mitad de la población sobrevive con menos de un dólar por día, y seis millones de habitantes, el doble que en 2004, necesitan ayuda humanitaria.

Más de 4 millones de iraquíes (una séptima parte de la población) se han visto obligados a abandonar sus hogares a causa de la violencia, y, entre ellos, la mitad se hallan refugiados en países vecinos. Un promedio de 60.000 iraquíes abandona el país por mes, mientras que decenas de miles de iraquíes están presos, con un futuro muy incierto, en un centro de detención cerca de Basora.

La mayoría de la población tiene poco o ningún acceso al agua potable o a servicios sanitarios. Los hospitales carecen de insumos básicos y de personal capacitado, pues la mitad de los médicos han muerto o abandonado el país.

El nivel de violencia ha descendido en algunas zonas desde hace ocho meses, pero el comandante militar de Estados Unidos en Iraq, David Petraeus, advierte que los avances en seguridad son frágiles y se podrían revertir con facilidad.

La población iraquí está convencida de que nadie está seguro, sea suní o chií, porque quienes tienen armas imponen su ley. Las milicias de diferente signo y los grupos armados de delincuentes secuestradores actúan con casi total impunidad, mientras que los bombardeos continúan.

Según el premio Nobel de Economía, Joseph Sitglitz, la invasión le ha costado a Estados Unidos tres billones de dólares. Ese es el balance real de la guerra en Iraq, un país que no ha sido semillero de terroristas sino hasta después de una invasión justificada por las inexistentes armas de destrucción masiva de Sadam Hussein y sus pretendidos vínculos con Al Qaeda.

Stiglitz señala también que “esta guerra sólo ha tenido dos vencedores: las compañías petrolíferas y los contratistas de defensa. El precio de las acciones de Halliburton, la compañía petrolífera del vicepresidente Dick Cheney, se ha disparado”.

Esa es probablemente la causa por la que Cheney, en una reciente visita a Iraq, dijo que “la guerra ha sido una empresa difícil, desafiante, pero no obstante exitosa. Bien ha valido el esfuerzo”. Desde luego lo ha valido para él y sus amigos.

Creo que los ciudadanos debemos proclamar por todos los medios que los Bush, Cheney y otros de parecida calaña deberían estar en la cárcel. No podemos dejar de indignarnos por su pretensión de mostrarse como libertadores y gente respetable. Aún tenemos la palabra y la libertad de expresión para desmentirlos sin cesar.

 Xavier Caño / CCS