Votar: un pequeño paso para usted, un gran paso para nuestra comunidad

Por Patricia Guadalupe

Recientemente, un funcionario de inmigración declaró en el Congreso que este año ya se ha procesado un altísimo número de solicitudes de ciudadanía, y que muchos inmigrantes serán ciudadanos antes de las elecciones de noviembre. Esto sin dudas remedia el atraso en el que estaba sumido el gobierno para procesar las solicitudes.

Con esta medida se vuelve más concreta la oportunidad de muchos hispanos de participar en las importantes elecciones nacionales dentro de seis meses. Seguramente el gobierno está reconociendo la importancia del voto latino y el impacto que tiene, y ya sabe que la falta de participación en las urnas tiene una serie de resultados negativos.

¿Pero qué puede hacer usted si quiere y puede votar y no está inscrito? Las soluciones existentes son diversas. La más común es inscribirse en el mismo lugar donde obtuvo su licencia de conducir y donde registró su automóvil. Las oficinas estatales de licencias y registros ­ DMV por su sigla en inglés ­ tienen disponibles los documentos necesarios para registrarse, y hacerlo es un proceso gratuito y sencillo.

Simplemente debe escribir su nombre, fecha de nacimiento y dirección en el formulario, y depositarlo en el buzón indicado. En algunos casos pueden solicitarle que declare su filiación política, pero usted está en libertad de no completar ese espacio, ya que no es un requerimiento oficial y sólo se usa para que los partidos particulares identifiquen a sus correligionarios. Si se registra con algún partido, no está obligado a votar por los candidatos de ese partido.

También se puede registrar para votar en cualquier oficina postal cuando vaya a enviar una carta o a recoger algún paquete: los mismos formularios que hay en el DMV están en las oficinas de correo y en las bibliotecas.

Además, conforme se acerquen las elecciones, veremos a grupos de voluntarios registrando votantes frente a los supermercados, las iglesias, las escuelas, o cualquier otro lugar de reunión de la comunidad.

Una vez inscrito, le llegará una tarjeta a las pocas semanas oficializando que usted es un votante. Conserve ese carné, que además le indicará cuál es el centro de votación adonde debe acudir en noviembre.

El ejercer su derecho al voto comienza con unos pasos muy sencillos, no deje de darlos. Votar es un acto cívico que tendrá consecuencias positivas para usted y para su comunidad.

Amigo lector de La Columna Vertebral, si necesita información de servicios en su comunidad llame a la Línea de Ayuda de la Fundación Self Relance al 1-800-473-3003.