DON MODESTO
Todos los padres responsables se preocupan por su familia, por su bienestar, por eso buscan un trabajo en el cual puedan ganar dinero de manera honesta y así sacar adelante a sus hijos y esposa.

Caminando por el parque de Córdoba, una pintoresca ciudad famosa por su café y caña de azúcar en el estado de Veracruz en México; se encuentra Don Modesto, que como su nombre lo dice es una persona sencilla, humilde de corazón, responsable y trabajadora. Él es uno de los 20 lustradores de calzado “boleros“ del parque principal de la ciudad, todos los días se levanta con la esperanza de tener un buen día y bolear en promedio unos 13 pares de zapatos, tener la oportunidad de platicar con sus clientes y obsequiarles una hermosa sonrisa.

Lleno de ilusión llega al lugar que tiene asignado en el parque, alista sus herramientas entre las que se pueden observar: jabón, tintas y grasas (principalmente cafés y negras) brochas y cepillos de diferentes tamaños, franelas y trapos con los que les da ese brillo tan especial a cada par de zapatos que lustra. Don Modesto con mucha alegría muestra orgullosamente el oficio al cual se dedica hace unos 15 años.


¿Tú, qué prefieres, grasas o ceras líquidas? Bueno para que puedas tomar una decisión de acuerdo a tus necesidades, pon atención a la información que se presenta a continuación.

¿Sabías qué? Los productos para limpiar y lustrar calzado se divide en pastas o grasas y ceras líquidas. En la primera categoría se incluyen las grasas, cremas, tintas, jabón de calabaza, apresto y “spring”. Mientras que las ceras líquidas son una preparación que cubre instantáneamente al calzado. La diferencia entre estos productos es muy importante, puesto que las ceras líquidas acortan la vida del zapato debido a sus componentes químicos, en cambio si se bolean con grasa la vida del zapato es más larga puesto que la pasta recubre y protege adecuadamente la piel y los zapatos lucen más presentables.

¿Quién usa qué? El mercado para las ceras líquidas son amas de casa y niños, generalmente para el calzado escolar, por comodidad y rapidez en el uso de las mismas. Por otro lado las grasas o pastas las consume más la gente adulta que asiste a trabajos o compromisos regulares y por supuesto los boleros que se preocupan por la apariencia y duración del calzado. Existen diversas compañías dedicadas a la producción de grasas y ceras líquidas y cada una aplica considerables diferencias en la composición y presentación de su artículo.