Bienvenida al Programa Bienvenido

Es cierto que la vida cambia cuando uno sale de su país natal y se dirige hacia un nuevo destino, con el objetivo de encontrar mejores oportunidades para nuestra familia y para nosotros. No es fácil dejar todo lo que uno tiene y conoce para ir a un lugar extraño, donde quizás todo sea nuevo, donde es posible que no tengamos nada o no conozcamos a muchas personas. Todo sería más fácil si uno pudiera contar con un grupo de apoyo que incluyera a otras personas que enfrentan o han pasado por la misma situación. Sería bueno aprender cómo funcionan las cosas antes de que la vida se nos salga de control. También sería útil comprender mejor la cultura estadounidense para poder, de esa manera, integrarnos a ella antes de juzgarla, sentirnos relegados o fuera de lugar. Hay muchas cosas que tomamos de manera personal, pero que en realidad se relacionan con la forma de ser de los estadounidenses.

Ante esta necesidad, la Coalición Hispana de Salud ha iniciado el Programa Bienvenido para los residentes de los Condados de Elkhart y Noble. Este programa quiere apoyar a todos los inmigrantes hispanos, hacerles comprender que no están solos, que su problema o su preocupación no es sólo suya, ni es nueva, sino que es algo que todos los inmigrantes hemos enfrentado alguna vez.

Gilberto Pérez, creador del programa, lo presenta de esta manera: “El Programa Bienvenido busca mejorar el entendimiento de la salud mental del inmigrante latino, aclarar las metas personales del participante para alcanzar una mejor calidad de vida y desarrollar destrezas que reduzcan riesgos emocionales y de comportamiento asociados con aflicciones mentales”.

Este entendimiento los ayudará a ser más felices y a reducir el nivel de estrés y la depresión. Y lo más importante es que los ayudará a mantener o aumentar su autoestima.

El programa dura entre siete y nueve semanas, y propone objetivos como mejorar la comunicación, lograr un manejo del enojo y la depresión, definir metas realizables y aprehender estrategias de aculturación. Es dictado por coordinadores entrenados directamente por Gilberto Pérez, todos pertenecientes a la comunidad hispana y con un gran conocimiento de la situación local de los inmigrantes.

Recientemente han finalizado cuatro programas en el Condado de Noble. Los dos primeros se realizaron en la escuela elemental de Ligonier. Los 31 participantes eran estudiantes del proyecto LEAP del Condado de Noble, que promueve la educación para adultos con el objetivo de mejorar su calidad de vida, ofrece cursos de GED, inglés y computación.

Los otros dos programas se desarrollaron en la iglesia católica de San Patricio en Ligonier. Los miembros de la iglesia fueron muy receptivos con el programa y los 23 participantes aprovecharon el tiempo para conocerse más, aprender y aplicar las diferentes técnicas enseñadas durante las clases.

Durante las clases los participantes comparten sus experiencias, explican cómo han tenido éxito y la manera que han salido adelante. Identifican sus cualidades positivas y las cultivan para que sean el secreto para mantener una buena salud mental.

Los participantes están muy satisfechos con las clases, tal como declara una de ellas, Margarita: “Las clases son muy buenas para que uno no se deprima. Me gusta cómo todos participan activamente”. Lourdes, otra participante, dice: “Me ayuda a aprender a escuchar. A través de las experiencias de los otros aprendemos a convivir mejor con la comunidad. El programa te levanta el ánimo”.

La clase no sólo es beneficiosa para los participantes, sino también para nosotros, los coordinadores. Araceli Pacheco, una de las coordinadoras, explica de la siguiente manera su experiencia dando el curso: “El poder compartir con las personas el contenido del Programa Bienvenido es una experiencia muy interesante y gratificante a la vez, porque nos está demostrando que hay un interés real en poner en acción el pensamiento de ‘mente sana en cuerpo sano’ y dejar de lado la idea de que sólo los locos necesitan ayuda profesional para mejorar su salud mental. Enfrentarse a nuevos estilos de vida en un país diferente al de origen puede producir ansiedad, problemas emocionales, etc., que muchas veces solemos callar y ‘aguantar’ en lugar de buscar ayuda en nuestro proceso de adaptación. Por eso me siento feliz de ser parte del Programa Bienvenido y ver la respuesta de la gente”.

La misma opinión comparte Juan Ortiz, otro de los coordinadores: “Ha sido muy grato tener la oportunidad de conocer y compartir experiencias con los participantes en el proceso de adaptación a una cultura diferente. Saber que de alguna manera yo pude haber hecho un cambio positivo en la vida de una persona es algo realmente satisfactorio. Uno de los temas del Programa Bienvenido que me parece muy interesante es ayudar a los participantes a reconocer su realidad, y a evaluar las formas de mejorarla. También a retomar las metas por las que originalmente vinieron a este país. Los participantes fueron muy abiertos en sus opiniones y siempre tuvimos sesiones muy amenas, aun tratándose de temas de salud mental”.

Si desea participar del Programa Bienvenido o patrocinar uno de estos programas para su congregación/comunidad, puede comunicarse a la Coalición Hispana de Salud, al 574-522-0966. Recuerde que este programa lo ayudará a aprender a manejar su estrés de una forma responsable y tomar buenas decisiones para mejorar su salud mental con una actitud positiva. ¡Recuerde que todos son bienvenidos! Los invitamos a participar y aprovechar este programa.