Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Abril 21, 2009.

Evalúan modificar el programa 287g

El Departamento de Seguridad Nacional está enviando claras señales de que modificará el programa “287g” para centrarse en expulsar a verdaderos criminales, en lugar de ensañarse contra extranjeros con simples infracciones migratorias.

La Secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, ha prometido que su oficina anunciará las modificaciones al programa en los próximos meses.

Los grupos defensores de los inmigrantes presionan para que el Gobierno corrija los abusos que, según los propios detenidos, se han cometido no sólo en los centros de detenciones de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés), sino durante el arresto de los indocumentados.

El programa “287g”, como se le conoce popularmente, deriva de una ley aprobada en 1996, y tiene el objetivo de eliminar de las calles a criminales peligrosos.

En teoría, la policía local y estatal puede recibir capacitación para colaborar con las autoridades federales en la identificación, procesamiento y deportación de inmigrantes con antecedentes penales. En la práctica, en las redes de ICE han caído, en lugar de criminales, simples trabajadores inmigrantes.

Un informe divulgado recientemente por la Oficina de Supervisión del Gobierno (GAO, por su sigla en inglés) evaluó la aplicación del “287g” y sus conclusiones no fueron nada halagüeñas: el programa no se ha aplicado debidamente, por una supervisión de ICE tan laxa que cualquier podía ser detenido.

La sospecha, según los activistas, es que con el pretexto de cazar a criminales los agentes se están ensañando contra cualquiera que luzca o suene como extranjero.

Aunque muchos otros participan en el “287g”, la “estrella”, o al menos la persona sobre la que se ha dirigido toda la furia de la comunidad inmigrante, ha sido el alguacil del condado Maricopa, en Arizona, Joe Arpaio.

Arpaio afronta acusaciones de “perfil racial” por los métodos que utiliza contra los inmigrantes latinos, muchos de los cuales han sido obligados a marchar por el desierto sonorense hacia Tent City, una prisión donde las celdas son carpas y, en el verano, las temperaturas alcanzan niveles asfixiantes, aun con ventiladores.

El sheriff, héroe de los grupos que exigen mano dura contra los indocumentados, también es objeto de una investigación por parte del Departamento de Justicia.

En una audiencia el pasado 2 de abril en un comité judicial de la Cámara de Representantes, un inmigrante explicó los abusos que presuntamente cometieron los agentes de Arpaio en una redada el pasado 11 de febrero.

Arpaio fue el gran ausente en esa audiencia -a la que no fue invitado-, pero tampoco hizo falta: el sheriff tuvo varios defensores entre los republicanos del comité.

Mientras tanto, la comunidad inmigrante aguarda el resultado de la investigación del Departamento de Justicia y los cambios que finalmente ordene Napolitano.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces