Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Abril 20, 2010

Cómo comer mejor y ahorrar dinero a la vez

comidaUn efecto colateral positivo de los problemas económicos que enfrenta el país es la mayor atención que muchas personas están prestándole a sus hábitos personales de gastos. Independientemente de si las personas tienen trabajo o no, están examinando más a fondo sus finanzas desde que la economía comenzó a experimentar dificultades.

Y lo que descubrieron numerosos estadounidenses fueron hábitos financieros irresponsables, caracterizados por gastos excesivos. Aunque resulta fácil culpar de esos gastos a la adquisición de electrodomésticos, ampliaciones o incluso a la propia vivienda, muchas personas gastan mucho dinero de formas más sutiles. Aunque podría no parecer demasiado, la forma en que financiamos nuestra alimentación es, sin duda alguna, un factor de disminución en nuestras finanzas muy importante. Por fortuna, hay maneras de consumir comidas sanas y ahorrar dinero al mismo tiempo.

• Comer en casa. Comer en un restaurante puede resultar fácil y agradable, pero es definitivamente un gasto sustancial. Muchos aluden a la falta de tiempo para cocinar comida en casa, un argumento para nada convincente. Cuando se considera el tiempo que toma prepararse para salir al restaurante, llegar y esperar por una mesa lista, hacer el pedido, comer, pagar y regresar a casa, no se ahorra tiempo, ni tampoco dinero.

Toda persona que desee ahorrar dinero debe comer en casa con más frecuencia. Una cena con pasta para cuatro personas en un restaurante costará por encima de 50 dólares, en tanto que la misma comida preparada en casa no sumará más de 10 dólares. Además, esta última será más sana, pues las porciones que sirven en el restaurante son con frecuencia mucho más generosas que las servidas en casa.

• Ir al mercado los fines de semana. Luego de un largo día en la oficina, pocas personas tienen deseos de ir al mercado de camino al hogar, lo cual incrementa la posibilidad de comer afuera. Vaya al mercado los fines de semana, para que, en días laborables, cuando llegue la hora de ir a casa, sabrá que le estará esperando un refrigerador bien lleno.

• Compre vegetales congelados. Casi todos estamos conscientes de los beneficios para la salud que implican las frutas y los vegetales. Un concepto erróneo y común es que los vegetales congelados no son tan sanos como los frescos. Esto no es necesariamente cierto. Aunque los vegetales enlatados pueden perder cantidades significativas de nutrientes durante el proceso de preservación, los congelados tienden a procesarse en su momento de mayor madurez, cuando cuentan con más nutrientes. Los vegetales congelados también pueden ayudarnos a ahorrar, porque se pueden guardar en el congelador, mientras que los frescos tienen una vida más breve y deben consumirse antes de que se echen a perder.

• Compre ciertos artículos a granel. Si bien no es aconsejable comprar muchos productos a granel, se puede aprovechar más el dinero que invertimos en alimentos adquiriendo ciertos productos recurriendo a esa variante. Por ejemplo, los granos y frijoles, se pueden comprar a granel, con ahorros sustanciales.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces