Inicio

elpuenteinternacional

  • Edición impresa de Abril 5, 2011

Organizaciones sociales exigen el fin de centrales nucleares

El terremoto de 9 grados en la escala Richter, que afectó a Japón el pasado día 11 de marzo, seguido por tsunami, trajo serios daños al país y graves consecuencias para el planeta. Esto porque, además de 5 mil muertos ya confirmados y de las casi 9 mil personas desaparecidas, las catástrofes ambientales dañaron también la planta nuclear de Fukushima, que registró explosiones en parte de sus reactores.

La explosión en reactores de la planta nuclear libera material radioactivo a la atmósfera contaminando al medio ambiente y a la población. Los elevados niveles de radiación provocan daños a la salud. Ante la gravedad de la situación, 30 organizaciones sociales de países como México, Argentina, Perú, Guatemala, Chile, Canadá y España, entre otros, se manifestaron contra el uso de este tipo de energía.

En carta abierta, los activistas piden que las plantas nucleares sean deshechas y que se busquen “verdaderas soluciones para los pueblos”. “Chernobil y Fukushima son alertas que deben obligar a los gobiernos a que dejen de insistir en seguir promoviendo estos proyectos”, enfatizan.

Las organizaciones sociales alertan sobre el peligro que las instalaciones nucleares traen para la vida y seguridad de planeta: “Hoy el mundo está cambiando, no solo por los riesgos del desastres naturales, también por los riesgos a los que estamos sometidos por impactos del cambio climático que ha producido grandes inundaciones, deslaves y alteraciones severas en la habitabilidad del planeta”, expresan.

Las organizaciones comentan que las crisis ambientales y la necesidad de energía hicieron que las grandes corporaciones y los países desarrollados, defendiesen la energía nuclear como una fuente alternativa, limpia y sostenible. Sin embargo, los activistas destacan que “cada vez queda más claro que estas son falsas soluciones que sólo aumentan el peligro y la vulnerabilidad de la humanidad frente a los cambios globales”.

“La energía nuclear se está proponiendo como una fuente de energía alternativa y “limpia” en las negociaciones de cambio climático, pero está demostrado que puede quedar fuera de control tanto técnico como humano y afectar a millones de personas y en particular a las próximas generaciones por su potencial efecto nocivo para la vida”, argumentan los activistas.

Ante la catástrofe ambiental, el gobierno japonés se vio obligado a desconectar 11 centrales nucleares, para evitar que nuevos desastres ocurran. Más de 6 millones de personas están sin energía eléctrica en Japón. Además de la preocupación por la central nuclear de Fukushima, también están en peligro otras plantas nucleares en Onagawa y Tokai.

Ante el posible riesgo de nuevas explosiones, cerca de 200 mil personas fueron evacuadas de lugares próximos a la central nuclear, con el fin de evitar la exposición de estas personas a los efectos nocivos de un accidente nuclear.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces