Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Abril 15, 2014

Los niños de inmigrantes detenidos sufren problemas de salud de por vida

En tan sólo unos pocos minutos los agentes del servicio de inmigraciones pueden arrestar a los padres indocumentados en el hogar bajo la atenta mirada de sus hijos. Pero este incidente puede tener como resultado consecuencias físicas y psicológicas de por vida para esos niños que observan estupefactos cómo se llevan a su familia.

“No se trata solamente de un incidente traumático, es más bien el comienzo de una serie de incidentes traumáticos en las vidas de estos niños”, afirma el Dr. Adam Brown, profesor clínico adjunto del Departamento de Psiquiatría Infantil y Adolescente de NYU Langone Medical Center.

Todos los días, más de mil inmigrantes son deportados de Estados Unidos. Muchos de ellos son padres que fueron arrestados y esposados frente a sus hijos.

“Estos niños son mucho más susceptibles a sufrir trastornos psicológicos como la ansiedad, el trastorno causado por el estrés postraumático (TEPT), el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y la depresión”, explicó Brown. “Con el tiempo también tienen más tendencia a sufrir problemas relacionados con la educación, tener un coeficiente intelectual más bajo y desempleo”, agregó.

Un informe reciente realizado por el Proyecto sobre Derechos Humanos Post-Deportación del Centro de Derechos Humanos y Justicia Internacional de Boston College indicó que las reacciones más frecuentes en los niños que son testigos del retiro a la fuerza de sus padres son: pérdida de apetito, cambios en el sueño, llanto y temor. Si bien estos cambios emocionales pueden disminuir con el transcurso del tiempo, los síntomas que afectan el comportamiento, como el retraimiento, el enojo y la agresión persisten al mismo nivel o aumentan más a medida que pasan los días.

Cuando los agentes de inmigración realizan el allanamiento de un hogar, los grupos independientes de políticas públicas señalan que no existe un protocolo sobre cómo llevar a cabo el arresto de uno de los padres cuando los hijos están ahí mirando.

Se niegan a pedir ayuda

En general, muchos jóvenes cuyos padres están detenidos o fueron deportados no piden ayuda cuando comienzan a padecer dificultades relacionadas con la salud mental — y esto puede conllevar a sufrir problemas de salud crónicos, según los estudios de investigación sobre experiencias adversas durante la niñez del Centro para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

El estudio del CDC sobre las experiencias adversas durante la niñez indica que con el tiempo se pueden desencadenar problemas relacionados con la depresión, la ansiedad, conductas riesgosas y enfermedades físicas muy enraizadas con los primeros años de desarrollo.

Un estudio sobre las experiencias adversas durante la niñez también indica que hay una fuerte relación entre las adversidades de la infancia y la muerte prematura en la adultez.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces