Inicio

elpuenteenlasletras

  • Edición impresa de Abril 5, 2016.

literaria0416a

Llegaba el alborear. Sólo se oía,

dominando en el monte y la llanura,

cual la voz de un gigante que murmura,

el sordo ruido precursor del día.

 

Yo a Venus vi que en el espacio ardía,

bañando el cielo con su lumbre pura...

¡Rico fanal de espléndida hermosura!

¡Fanal alado que al zenit subía!

 

¡Ya viene el sol! Su lampo refulgente

pronto será la dotación más bella

con que engalane sus dominios Flora.

 

Van a abrirse las puertas de oriente...

¡Temblando de pudor la blanca estrella,

se rebuja en el manto de la aurora!

 

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces