UNA OPORTUNIDAD DE EXPLICAR EL SEGURO SOCIAL

Cuando los estudiantes trabajen por primera vez este verano para tener dinero adicional, se quejarán sobre las deducciones en sus talonarios titulado “Impuestos de Seguro Social” e “Impuestos de Medicare”. Sus comentarios serán básicamente “¡No es justo!” o “¿Por qué estoy pagando los impuestos de las personas mayores?”

En realidad, esta es una gran oportunidad para que los padres u otros familiares puedan educar a sus hijos y explicarles que estos programas son mucho más que jubilación.

Por ejemplo, actualmente, alrededor de 150,000 hombres y mujeres jóvenes reciben beneficios de Seguro Social ­no beneficios de ancianos, o jubilación, pero beneficios por incapacidad.

Como todos sabemos, algunas veces en la vida, pasan “cosas”. Nunca sabremos cuando un accidente en el trabajo, en la autopista o una enfermedad severa no nos permitirá trabajar, a veces por un largo tiempo.

Las personas que han pagado impuestos por tan poco tiempo como un año y medio y que han sufrido un accidente o una enfermedad que no les permitirá trabajar por un año o más pueden comenzar a recibir un cheque mensual de Seguro Social por incapacidad. Dos años más tarde, pueden recibir Medicare. Así es: hay muchas personas jóvenes en los 20 que no sólo pueden recibir un cheque de Seguro Social por incapacidad del gobierno, sino que también son elegibles a la protección de Medicare.

Otro pedazo del pastel del Seguro Social que los trabajadores jóvenes están comprando con esas deducciones de sus pagos de verano, es lo que llamamos “beneficios de sobrevivientes”. Es probable que en pocos años estos se casen y comiencen una familia. Si “algo” muy malo sucede, y ellos fallecieran, sus niños y cónyuge comenzarán a recibir cheques del Seguro Social. Una vez más, hay millones de viudas y viudos jóvenes y niños pequeños recibiendo cheques de Seguro Social debido a que un esposo, esposa o padre ha fallecido.

Finalmente, déjeme decirle una o dos palabras sobre “los ancianos”. Los impuestos que los trabajadores jóvenes pagan ayudan a proveer cheques de Seguro Social por jubilación para sus padres, abuelos, tías y tíos y otras personas ancianas. Además, los trabajadores jóvenes deben recordar que con un poco de suerte y con el tiempo, ellos también alcanzarán la edad de jubilación. Los impuestos que ellos pagan ahora se mantienen en un registro de ganancias en la Administración del Seguro Social ­un registro que seguirá la trayectoria de las ganancias a través de su vida laboral. Algún día, cuando ellos sean elegibles a beneficios de Seguro Social, la cantidad de dinero que ellos recibirán del Seguro Social dependerá casi completamente de ese registro de ganancias.

Por supuesto, en realidad no hay manera de prevenir que los trabajadores jóvenes ­o trabajadores mayores­ se quejen sobre todas las deducciones en sus cheques. En realidad, a nadie le gusta pagar impuestos. Sin embargo, en cuando a impuestos de Seguro Social se trata, los que trabajan por primera vez sólo necesitan darse cuenta que esos impuestos, algún día, se convertirán en valiosos beneficios de Seguro Social. Además, “algún día” es muchas veces más temprano de lo que pensamos.