400 manifestantes en South Bend dicen: “Licencias y punto”

Como una manifestación de solidaridad y resistencia, el pasado 5 de Mayo, más de 400 personas marcharon varias cuadras por la ciudad de South Bend, Indiana, para terminar frente al edificio de la Corte del Estado, bajo el lema de “¡Licencias y punto!”.

La manifestación respondió a la nueva política implementada por la Dirección de Vehículos de Motor (BMV), de Indiana, que demanda presentar pruebas de residencia legal para poder obtener una licencia de manejo.

Según algunos manifestantes, no es solamente un problema de papeles, sino de discriminación. Un mexicano casado con una estadounidense denunció que a su esposa la discriminan, por usar un apellido en español.

Tanto los inmigrantes como los nacionales entienden claramente que la falta de licencias afecta a todos, residentes legales o indocumentados, ciudadanos, niños y adultos.

“Las licencias de manejo las necesita todo el mundo”, agregó Xochitl Bada, de la Universidad de Notre Dame. “Muchas esposas de estudiantes de la Universidad no pueden ir ni al súper”, dijo, “porque no tienen licencias, a pesar de estar aquí legalmente con visas F-2”.

“El colmo”, denunció otra estudiante, “es que las fábricas de Elkhart ponen anuncios en México para reclutar trabajadores, pero cuando llegan aquí no les dan licencias de manejo”.

Uno de los abogados presente en la manifestación afirmó que desde el punto de vista legal “la negativa de las licencias va contra la ley de Indiana porque para obtener una licencia hay que ser mayor de edad, saber manejar y vivir en el estado. Nada más. Y es ilegal porque establece un doble estándar por no haber nacido en Estados Unidos, o sea que es contraria a la Constitución, que establece la igualdad ante la ley”.

Según José Arévalo, uno de los organizadores del evento, se reunieron más de 400 firmas para pedirle al BMV que cambie sus políticas.

Numerosas reuniones y conversaciones se han realizado con individuos y grupos en todo el estado, a fin de presentar una causa unida para defender el derecho a tener una licencia de conducir, que no sea considerada el documentos de identificación estatal o nacional. Próximamente se llevarán a cabo conversaciones en varias poblaciones del estado con la administración local, a fin de abrir el diálogo acerca de este tema que nos compete a todos.