El lunes primero de mayo del 2006, ha marcado un hito histórico en los Estados Unidos y otros lugares del mundo. En este día los inmigrantes que residen en este país, junto con la gente conciente que les apoyó, demostraron al país y al mundo entero el valor del trabajo y la presencia positiva de los inmigrantes en la economía de cualquier país del primer mundo.

La mayoría de los negocios Hispanos cerraron y la gente se abstuvo de comprar en cualquier establecimiento.

Muchos no asistieron al trabajo ni sus hijos a la escuela. Localmente, varios tuvieron que asistir al trabajo bajo la amenza de que les despedirían si faltaban a él. En un recorrido por varias ciudades del área se podia apreciar que los negocios estaban vacíos y se sentía mucho silencio en la calle.

En las grandes ciudades el panorama era ruidoso y multitudinario. Pero en cualquiera de los casos, fue el pueblo quien tomó la decisión de expresar su descontento y pedir un cambio.

Aunque desde que empezaron las grandes marchas en febrero, poco a poco se fue perfilando una dirección en el movimiento general, también se puede decir que no hay un líder o grupo de líderes que haya producido este movimiento. Como ya se ha dicho antes, el gigante despertó y se ha manifestado, ese gigante es el pueblo mismo, que por muchos años ha tenido que resistir todo tipo de persecución social, política y económica y ahora con valiente presencia, familias enteras en las calles dicen en voz alta: “Basta Ya. Todos somos América!”.

En países como México, Guatemala, Colombia y otros, el pueblo también se solidarizó en abstenerse de consumir productos estadinenses. Las centrales obreras de varios países en su celebración del Día Del Trabajo, -tal es conocido el primero de mayo en muchos lugares del mundo-, también se solidarizaron con el movimiento y la lucha de los inmigrantes en los Estados Unidos.

Todo aquel que comprenda los padecimientos de los pueblos desplazados por la economía global agradece al pueblo inmigrante en cada ciudad y población de los Estados Unidos, que con su ejemplo y disciplina le están dando una lección al mundo.