La Columna Vertebral

Madres, inmigrantes, invisibles

Por Luisa Fernanda Montero

La situación que vive el país en términos inmigratorios es insostenible, intolerable e insufrible.

¿Cuántas madres hispanas son alejadas cada día de sus hogares? ¿Cuántos niños crecen actualmente en este país alimentados por el miedo? ¿Quién responde por el bienestar físico, psicológico y emocional de los hijos de los inmigrantes que viven la angustia de perder en un instante todo lo que tienen?

Preguntas todas sin respuesta inmediata, mientras el sistema no asuma su responsabilidad de crear ambientes sanos y seguros para los millones de niños ­muchos de ellos ciudadanos norteamericanos­ que viven las consecuencias del desequilibrio legislativo que vive Estados Unidos en lo que a inmigración se refiere.

A la espera de que el Congreso supere el reto de legislar por el bienestar económico laboral y emocional de una nación que no puede, ni podrá, prescindir de la mano de obra inmigrante, millones de mujeres continúan dejando su vida en los cultivos, en las fábricas, en los restaurantes, en los hospitales, en los centros comerciales, en las construcciones y en los hoteles de un Gobierno y pueblo que no las ven.

El aumento de las redadas y de las deportaciones en los últimos tiempos ha construido las bases de un mundo regido por el miedo y la desconfianza, en el que las familias han perdido la fe y las perspectivas de desarrollo.

“Esto es una tragedia”, afirmó sin temor a exagerar el abogado experto en inmigración Jay Marks, explicando como la falta de un sistema legislativo que se ajuste a la realidad de los inmigrantes y del país hace que muchos, en medio de la desesperación, tomen medidas extremas.

“Nunca deja de asombrarme la capacidad de soporte de muchas personas que no solo sufren el dolor de estar separados de sus seres queridos sino también el repudio y el desdén de la sociedad”, agregó Marks, abogado de “Bienvenidos a América”, programa radial producido por La Red Hispana que brinda orientación a los oyentes que llaman al 1-800-248-3232 con sus preguntas de inmigración.

“No hemos perdido la esperanza de que un día, querida América, nos veas con ojos amorosos y entiendas que somos parte de ti, porque, querida América, tú eres un país hecho de inmigrantes”, afirmó Claudia Ramírez, una más de las madres que se congregaron recientemente frente al Capitolio en Washington, para recordar, en un acto simbólico, que este país está hecho también con su sudor y sus lágrimas, y que sus hijos son hijos de la patria que no los ve.

Amigo lector de La Columna Vertebral, si necesita información a servicios en su comunidad, llame a la Línea de Ayuda de la Fundación Self Reliance al 1-800-473-3003.