Nuevo Movimiento Santuario

Iglesias de diferentes credos en 20 ciudades de Estados Unidos acogerán a familias inmigrantes previamente seleccionadas para simbolizar la situación de millones que permanecen en el “limbo migratorio”. En tres lugares ya se anunció la primera oleada de santuarios y se presentaron a las familias que se refugiarán en estos.

Tras un difícil proceso de preparativos, que ha puesto a prueba la solidaridad interreligiosa en Estados Unidos, representantes de distintas Iglesias anunciaron simultáneamente desde Nueva York, Chicago, Seattle y Los Ángeles la apertura de los templos religiosos a aquellas familias que se encuentren bajo “inminente peligro” de arresto y deportación.

No se abrirán las iglesias para que entren todos los que están indocumentados o bajo orden de deportación, sino que se presentarán casos simbólicos para movilizar la opinión pública en favor de una reforma migratoria.

La coalición que llevará a cabo la acción cuenta con asesoría legal y el compromiso económico de numerosas congregaciones y organizaciones comunitarias. Los abogados han indicado que las iglesias no están violentando la Ley si hacen saber públicamente a quien están ofreciendo santuario.

El punto muerto en el que se encuentra el debate migratorio ha sido el detonante de una acción que enfrenta a nivel federal a las autoridades de inmigración con una lista de iglesias de distinta confesión que han decidido resucitar el Movimiento Santuario. Este grupo ofrece protección y refugio a familias indocumentadas que están bajo inminente riesgo de deportación.

“Queremos llevar la voz de 12 millones de inmigrantes que están pidiendo ser regularizados. Viven en este país, son gente productiva y con raíces, y aún no están dentro del programa de vida de esta gran nación”, dijo el reverendo César Arroyo, pastor de la Iglesia Luterana San Pablo, de North Hollywood, al confirmar que su templo formará parte de la red de santuarios de Estados Unidos.

Para resucitar el Movimiento Santuario ­que surgió en la década de los 80 para ofrecer un refugio seguro a los miles de inmigrantes que huían de la Guerra Civil en Centroamérica­, ha sido necesaria la confección de una lista mínima de inmigrantes que han demandado la ayuda de sus respectivas parroquias.

“Nuestra intención es proteger al inmigrante pero, sobre todo, abrir los ojos de los estadounidenses al sufrimiento de nuestros hermanos indocumentados y protegerlos del odio, la discriminación y la deportación”, aseguró la reverenda Alexia Salvatierra, coordinadora nacional del nuevo Movimiento Santuario y directora ejecutiva del grupo Clero y Laicado Unidos para la Justicia Económica.

“Hemos resucitado el Movimiento Santuario porque mientras los políticos son incapaces de ponerse de acuerdo, hay gente que no puede esperar más”, comentó uno de los coordinadores.