Marchas del primero de mayo en Estados Unidos

Miles de inmigrantes y sus defensores marcharon el jueves primero de mayo en varias ciudades a lo largo del país para exigir un alto a las redadas y las deportaciones, el respeto a sus derechos humanos y una reforma migratoria para que unos 12 millones de indocumentados salgan “de las sombras a la luz”.

Aunque en número reducido si se los compara con las masivas movilizaciones que sacudieron el país hace dos años, se programaron más de 200 actos en decenas de ciudades de Estados Unidos, organizados por diversas redes y coaliciones.

La de Chicago fue una marcha multicolor por la mezcla de etnias y banderas de distintos países. Sin embargo, la presencia mayoritaria de los mexicanos fue patente en todo momento.

En medio de un estricto dispositivo de seguridad, la marcha inició puntualmente al mediodía encabezada por sus principales organizadores, que llevaban banderas de Naciones Unidas, Estados Unidos e Illinois.

El alcalde Daley pronunció un discurso breve en el que aseguró que Chicago seguirá siendo tierra de inmigrantes. “Esta ciudad fue construida por inmigrantes, en el pasado, en el presente y en el futuro. Vean los edificios, esa gente que se asoma. Ellos son también inmigrantes, y no son diferentes a ustedes”, expresó. “Ustedes son parte de este país, de nuestra cultura, nuestra historia y nuestra gran tradición”, agregó.