EL TABLERO Y LAS PIEZAS
La táctica ajedrecista es el conjunto de procedimientos, generalmente implicando una o unas pocas jugadas, por las que un jugador intenta ejecutar en el tablero una idea sencilla. El objetivo de una maniobra táctica es obtener algún tipo de ventaja, entre las cuales la más característica es ganar material. (coloquialmente; comerse las piezas del contrincante).

La estrategia ajedrecista no es más que el conjunto de planes que realiza un jugador para obtener ventaja en una partida a medio o largo plazo. Las decisiones estratégicas pueden influenciar el futuro de una partida durante muchas jugadas, o incluso en su totalidad.

Estos dos puntos tan importantes se relacionan entre sí. Para los jugadores poco avanzados, la partida es simplemente una sucesión de episodios tácticos, a menudo no relacionados entre sí. Las partidas parecen ganarse o perderse casi por azar, por ejemplo al “hacer una mala jugada” que pierde material, pero conforme la partida avanza, los jugadores adquieren un control que hace que los errores más graves vayan desapareciendo. A partir de entonces, el juego a menudo se define a favor de quien posee una mejor comprensión de cómo jugar una determinada posición, un mayor entendimiento estratégico.

Se puede decir que la táctica es lo más importante para ser un jugador fuerte.Pero un gran jugador será aquél que obtenga un buen equilibrio entre táctica y estrategia. Aún así, cada jugador tiene puntos fuertes y débiles.

Las etapas del juego

En el ajedrez se consideran habitualmente tres etapas:

1.- La apertura: son las primeras jugadas en las cuales las piezas van saliendo de sus casillas iniciales.

2.- El medio juego: cuando los dos jugadores aún tienen muchas piezas y peones los cuales entran en intenso conflicto.

3.- El final: cuando quedan pocas piezas y peones.

Cada fase de la partida requiere una gran concentración del jugador así como de planteamientos tácticos y estratégicos totalmente distintos. Esto incrementa mucho la complejidad del juego. Se puede decir que el ajedrez es muchos juegos en uno: por ejemplo jugar bien la apertura y el final requiere de habilidades totalmente distintas y no es raro encontrar jugadores muy fuertes en una fase y considerablemente más débiles en otra.


Un campeón con muchos sueños

El pequeño Dámaso se interesó en el ajedrez mucho antes de cumplir los 4 años. Empezó a jugar partidas completas desde muy pequeño, siendo asesorado por su madre y apoyado por su padre, Cuando tenía cinco años participó en su primera competencia donde obtuvo el primer lugar.

Ese triunfo lo motivó a seguir adelante y prepararse cada día, entrenando muy duro y aplicando diferentes tácticas y estrategias para ser un ganador. En su corta carrera ha ido cosechando diversos títulos importantes en su estado.

2007: Campeón del estado Veracruz en la Olimpiada Estatal. (febrero)

2007: Sub campeón del North American Youth Chess Championship (octubre)

2008:Campeón del estado en la Olimpiada Estatal. (febrero)

2008: 3er. Lugar en el Campeonato Nacional e Internacional Mexicano en Aguascalientes, Ags. (marzo)

2008: Campeón en el torneo “Sembrando Ajedrez” en la ciudad de Córdoba, Veracruz. (abril)

Este pequeño ya ha perdido la cuenta de cuantos tableros de ajedrez tiene en su hogar con los cuales practica entre dos y tres horas diarias, una vez cada 3 semanas viaja a la ciudad de México a entrenar con su maestro.

Dámaso es campeón en el ajedrez pero también es un muy buen estudiante, y sobre todo sigue siendo un niño al cual le gusta el fútbol.

Su sueño es ser el mejor de México y el “Gran Maestro” más joven de su país natal.

¿Tus hijos tienen sueños como el de este pequeño gran campeón? Apóyalos y te sentirás muy orgulloso de ellos.