Chávez acusa a Uribe de querer iniciar una guerra

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, declaró que el Gobierno colombiano es capaz de causar una guerra para justificar una intervención de Estados Unidos, y lo retó a presentar pruebas sobre su supuesta vinculación con las FARC.

En su programa dominical “¡Aló Presidente!”, Chávez afirmó que su colega colombiano, Álvaro Uribe, al que calificó de “embustero” y de “irresponsable”, se presta a las órdenes de Washington sin importar las consecuencias.

“Alerto al continente, al pueblo venezolano, alerto a las Fuerzas Armadas acerca de la intención del gobierno de Colombia de provocarnos para una guerra”, dijo el presidente venezolano.

En opinión de Chávez, detrás de las acciones de Colombia está la mano del gobierno de Estados Unidos, al que acusó también de dirigir una campaña en su contra para vincularlo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“Reto a que presenten una sola prueba, prueba de verdad, no las ridiculeces de esa computadora que no sabemos de dónde salió y que pone lo que quieren que ponga el presidente Bush y Uribe”, añadió.

Asimismo, consideró que el informe de la Policía Internacional (Interpol) sobre la computadora que presuntamente pertenecía al guerrillero colombiano Raúl Reyes, muerto en el ataque de Colombia al campamento de la FARC en marzo pasado, es un “show” organizado por Estados Unidos con la colaboración de Colombia.

Durante su declaración, el presidente venezolano se refirió en varias ocasiones al gobierno de Colombia, con el que dijo que “no merece la pena tener relaciones”, aunque el comercio entre ambos países “puede seguir su camino”.

“Creo que Uribe quiere una guerra, porque está jugando el juego que le mandan desde Estados Unidos y Bush está desesperado porque acaba su mandato y se va directo a las letrinas de la Historia”, consideró.

En su discurso, Chávez expresó su convicción de que la operación en la que fue abatido Reyes estuvo dirigida por Estados Unidos, con la intervención de equipos y soldados de ese país, y que fue “un crimen internacional”.

El ataque colombiano a un campamento de las FARC en territorio de Ecuador, el pasado 1 de marzo, generó una profunda crisis entre los países andinos, con ruptura de relaciones de Quito y Caracas con Bogotá, un gesto al que también se sumó Managua.

Chávez ordenó entonces la movilización de tropas en la frontera con Colombia, con la advertencia de que una violación territorial similar a la sufrida por Ecuador sería causa de guerra.

Si bien los presidentes de los respectivos países en conflicto abrieron una ventana de acercamiento en la cumbre del Grupo de Río celebrada en Santo Domingo, las relaciones siguen tensas en vísperas de un nuevo encuentro de los mandatarios en Lima, en la cita con la Unión Europea. Chávez indicó que aún no sabe si concurrirá.