Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Mayo 5, 2009.

África, el gran laboratorio del mundo

col0509a1 El continente africano se ha convertido en un gigantesco laboratorio para la industria farmacéutica. Esta realidad ha vuelto a ocupar grandes titulares a raíz de las negociaciones que el gobierno de Nigeria mantiene con Pfizer para “saldar viejas cuentas” de unos ensayos clínicos de la multinacional en 1996. La muerte de once niños nigerianos y 181 casos de graves efectos secundarios se atribuyen a estas pruebas.

En aquel entonces, expertos de la mayor farmacéutica del mundo suministraron un medicamento llamado trovan a dos centenares de niños con la promesa de que conseguirían curarlos de meningitis. El fracaso de la terapia experimental hizo que la empresa tuviese que desmantelar su dispositivo apenas dos semanas después de haber llegado a la zona, sin ofrecer mayores explicaciones a las familias de los afectados. Casi 13 años después, Pfizer sigue sin asumir sus responsabilidades e insiste en su inocencia.

La necesidad de Occidente de acelerar los plazos para obtener beneficios inmediatos, sin importar los medios para conseguirlos, es la causa de muchas de las atrocidades que se cometen en el continente olvidado. Allí acuden las grandes farmacéuticas en busca de impunidad para desarrollar con premura sus investigaciones, de manera que puedan ser rentabilizadas lo antes posible en los países desarrollados. Las consecuencias en la población africana poco importan para la vorágine capitalista.

La mirada etnocentrista del hombre blanco sigue sin reconocer la existencia “del otro” en igualdad de condiciones. Mientras haya mundos de primera y de tercera, África continuará siendo el patio trasero de la humanidad y sus preguntas inquisitorias sobre su subdesarrollo volverán a ser silenciadas por sus opresores en medio del griterío y de los codazos de los grandes intereses del Norte para llegar siempre los primeros. ¿Qué hubiera pasado si en lugar de Nigeria “el laboratorio” de Pfizer se hubiese ubicado en cualquier país occidental? Seguramente estaríamos hablando de una condena sin precedentes por parte de toda la comunidad internacional. Lástima que el Sur no tenga voz para interrogar y rechazar los abusos de quienes lo tiranizan.

El gran escritor y dramaturgo británico-irlandés, Oscar Wilde, dijo en una de sus frases más celebres: “Esto no es un ensayo general señores, es la vida”. El continente africano no son los bastidores en donde se prepara la tramoya antes de salir a escena en el gran teatro del mundo. África y los africanos también son la vida.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces