Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Mayo 19, 2009.

Autómatas de la cultura del miedo

columnas160509f1

¿Es realmente tan peligrosa esta gripe? ¿A quién beneficia el brote de un virus de estas características? ¿Qué intereses se ocultan detrás de este velo de incertidumbre? Quizás todas estas cuestiones empiecen a esclarecerse si tenemos en cuenta que desde hace más de dos años la industria farmacéutica tiene graves problemas financieros por causa de un notable descenso en la venta de medicamentos.

Fue necesario recurrir a la llamada “doctrina del shock”, tal como lo postula Naomi Klein en su último libro, para que el “capitalismo del desastre” siguiese su curso. La insistencia narcótica de los medios atemorizó a millones de ciudadanos sobre un posible contagio. El reclamo para un consumo masivo de antivirales estaba servido. Fue a partir de entonces cuando Roche y GlaxoSmithKline, dos de las grandes multinacionales del sector, vieron la oportunidad, como únicos proveedores, de servir medicamentos capaces de combatir o prevenir la infección.

A través de la creación de necesidades ficticias en los consumidores, muchas empresas aseguran la salida de sus productos. Los medios de comunicación funcionan como auténticos gurús de la cultura del miedo. La pandemia de gripe porcina que se originó hace unas semanas en México es una muestra más de cómo el miedo y la ansiedad se propagan más rápido que la propia enfermedad viral. El impacto social de la gripe A/H1N1 ha encendido la alarma en todo el mundo y ha desatado una “psicosis colectiva” que los grandes medios han avivado desde que se conocieron los primeros casos. Las crónicas apocalípticas que relataban la amenaza y las evoluciones de la enfermedad se reprodujeron una y otra vez para recomendar el uso de mascarillas en las zonas públicas.

Según el último informe de la OMS, hay más de 5,000 afectados en 33 países diferentes, y ya se contabiliza la muerte de 61 personas, de las cuales 56 tenían nacionalidad mexicana. Las consecuencias son reales, de eso no cabe la menor duda.

Mientras tanto, lejos de los focos y de la mirada de la comunidad internacional se extiende una epidemia mucho más grave, que se ha cobrado 1,900 vidas y en la que ya han sido declarados 56,000 casos. África Occidental sufre, desde hace unos meses, uno de los peores brotes de meningitis de su historia y, como de costumbre, la repercusión mediática que ha provocado ha sido muy reducida e incluso inexistente en algunos países. Después de más de 60 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la vida de una persona, en función de su pasaporte, tiene un valor de cambio distinto en el mercado libre de la información. 

Construida con una intencionalidad premeditada o no, la cultura del miedo forma parte, a todas luces, de las nuevas tendencias sociales del siglo XXI. La sociedad de este siglo está tan atemorizada que permanece adormecida, sin actitud crítica y conmocionada por la desconfianza en casi todo. Los individuos, por su parte, obedientes y esclavizados por los mandatos del poder establecido, sólo encuentran alivio en un consumismo compulsivo que les permita comprar la seguridad que las instituciones y las informaciones de los noticieros ponen en duda.

La deshumanización del mundo ha hecho que las personas sean sustituidas por autómatas y que el miedo se haya convertido en el verdadero opio del pueblo.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces